Hipertensión y presión arterial

Enfermedades

Hipertensión

que es la hipertensión

¿Qué es la hipertensión?

Se define hipertensión arterial como la elevación persistente de la presión arterial de los valores establecidos por consenso.

La presión arterial es la fuerza ejercida por la sangre sobre la unidad de superficie arterial, la medimos en milímetros de mercurio (mmHg) (equivalen a la altura hasta la cual se eleva una columna de mercurio si se aplicara dicha fuerza directamente) así obtenemos la presión arterial del individuo. Dado que el corazón bombea sangre hacia la aorta de forma pulsátil, obtenemos dos tipos de presiones, la presión sistólica (cuando bombea) que tiene un valor medio de 120-90 mmHg, y la presión diastólica (cuando el corazón se relaja)  con un valor medio de 80-40 mmHg.

No existe una línea divisoria entre lo que se sería una presión arterial normal y una elevada, por lo que se han establecido niveles arbitrarios que ayudan a los profesionales sanitarios a definir a las personas que tienen un mayor riesgo de presentar una complicación cardiovascular debido a su elevada  presión arterial y que por tanto se beneficiarían del tratamiento médico. De este modo y según las últimas guías (europea ESH/ESC 2013) clasificaremos a los individuos según su presión arterial en:

Presión arterial óptima       Sistólica  <120 mmHg                   Diastólica <80 mmHg

Normal                               Sistólica  120-129 mmHg              Diastólica  80-84 mmHg

Normal/Elevada                 Sistólica  130-139 mmHg              Diastólica  85-89 mmHg

Hipertenso grado 1            Sistólica  140-159 mmHg               Diastólica   90-99 mmHg

Hipertenso grado 2             Sistólica 160-179 mmHg               Diastólica   100-109 mmHg

Hipertenso grado 3             Sistólica   >180 mmHg                  Diastólica    >110 mmHg

Según estos criterios se estima que entre el 30 y el 45 % de la población general adulta es hipertensa, con un claro incremento relacionado con la edad, sin embargo se observan importantes diferencias entre los valores de presión arterial media en los diferentes países.

Síntomas de la hipertensión.

La mayoría de los hipertensos no presenta ningún síntoma concreto y suelen ser detectados en controles rutinarios de presión arterial.

Cuando aparecen síntomas suele ser debido a hipertensión en grado 3 y los clasificamos en:

   - Propios del aumento de la presión arterial: cefalea (dolor de cabeza) matutina y occipital, mareos, palpitaciones, cansancio frecuente y la impotencia.

   - Propios de la enfermedad vascular hipertensiva: epistaxis (sangrado nasal), hematuria (sangre en orina), borrosidad de la visión, angina de pecho, disnea (sensación de ahogo), etc..

   - Propios de la enfermedad de base (si es hipertensión secundaria): poliuria, polidipsia, debilidad muscular, aumento de peso, etc..

Por tanto siempre que aparezcan síntomas o aparezcan en las mediciones de presión arterial valores  superiores a 140 mmHg de Presion sistólica o superiores a 90mmHg de diastólica deberemos acudir a la consulta del médico, bien sea en controles rutinarios o con los esfingomanómetros semiautomáticos (aparatos de medir presión arterial) tan extendidos hoy en día.

 

Tratamiento de la hipertensión.

El inicio del tratamiento del paciente hipertenso se basa en corregir aquellos hábitos de vida que predisponen a padecer hipertensión, así la restricción de sal, la restricción de alcohol, aplicación de la dieta mediterránea y de la dieta DASH, reducción del peso, reducción del perímetro abdominal, realizar ejercicio físico regular y el cese del tabaco, son recomendaciones clase I (tienen alta evidencia y hay acuerdo general en su utilidad y beneficio) y se consideran un equivalente a la monoterapia con fármacos.

Respecto al tratamiento farmacológico se dispone de cinco grupos de fármacos válidos para el inicio o mantenimiento del tratamiento, que son los diuréticos, los betabloqueantes, los antagonistas del calcio, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los antagonistas de los receptores de angiotensina II (ARA II). Además de estos grupos se dispone de otras alternativas como los alfabloqueantes pero su uso queda restringido cuando se precisen combinaciones múltiples de fármacos.

Los beneficios del tratamiento dependen básicamente de la reducción de la presión arterial, de modo que existen escasas diferencias en los resultados entre los diferentes grupos de fármacos cuando consiguen reducciones similares de presión arterial. El resultado en un paciente concreto resulta impredecible y es el conocimiento del médico sobre su paciente el decanta la elección. No obstante, algunos fármacos antihipertensivos pueden ser preferibles en patologías específicas o en base a su mayor efectividad sobre un determinado órgano, así en un paciente diabético son preferibles los IECAs o los ARA II, y en un paciente de raza negra serían los diuréticos o los antagonistas del calcio los fármacos de primera elección.

Hipertensión

 

Causas de la hipertensión.

En la gran mayoría de pacientes se presenta la hipertensión como primaria o esencial y por tanto sin causa definible, y esto es debido a la gran variedad de sistemas implicados, sin embargo, podemos definir diferentes aspectos que influyen en el individuo y predisponen a padecer hipertensión.

   - FACTORES AMBIENTALES: consumo de sal, la obesidad, el sedentarismo, el consumo de alcohol, la profesión del individuo, etc.

   - FACTORES INTRINSECOS DEL INDIVIDUO: la edad, la raza, el sexo, el colesterol sérico, la intolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la sal son algunos de los factores que influyen en la evolución de la hipertensión.

   - CAUSAS DE HIPERTENSION SECUNDARIA: Hipertensión renal (alteración en el control de sodio y líquido) Hipertensión endocrina, coartación de la aorta, tumores como el feocromocitoma, etc.

¿Cómo prevenir la hipertensión?

Para prevenir la hipertensión hay que hacer hincapié en aquellos factores ambientales que nos predisponen a padecerla, así la restricción de sal, la restricción de alcohol, aplicación de la dieta mediterránea y de la dieta DASH, reducción del peso, reducción del perímetro abdominal, realizar ejercicio físico regular y el cese del tabaco, ayudaran tanto al paciente hipertenso a tratar su enfermedad como al individuo sano a evitar que aparezca. Sin embargo, la edad es un factor predisponente y pueden aparecer individuos hipertensos que no presenten factores de riesgo ambientales.

Debido a su gran dependencia con la edad, en pacientes jóvenes el riesgo cardiovascular puede ser inicialmente bajo, a pesar de valores de presión arterial elevada o la presencia de otros factores de riesgo asociados, sin embargo si no  se trata adecuadamente, este riesgo puede ser causa, que años más tarde se desarrolle una complicación cardiovascular irreversible, de modo que las decisiones en estos pacientes no solo pretenden prevenir las complicaciones inmediatas, sino abarcar el riesgo relativo, entendiendo que la enfermedad cardiovascular es un proceso contínuo, más allá del riesgo asociado a únicamente a la presencia de factores individuales

La manera más adecuada de evitar las complicaciones de la hipertensión es un diagnóstico lo más precoz posible, por lo que mediciones periódicas de presión arterial, bien en la consulta del médico, que es la considerada como la forma ideal de cribado de la enfermedad, bien de forma ambulatoria o en el domicilio (actualmente se considera un complemento importante a la hora de obtener controles de presión arterial) permitirá una detección precoz de la enfermedad y permitirá acudir a los profesionales sanitarios quienes evaluarán cada caso particular.

Base consulta: Guía de práctica clínica de la ESH/ESC 2013 para el manejo de la hipertensión arterial Rev Esp Cardiol. 2013;66(10):880.e1-880.e64

 

Pronóstico de la hipertensión.

La relación existente entre una presión arterial elevada mantenida y complicaciones cardiovasculares y renales ha sido ampliamente observada en diferentes estudios de modo que podemos concluir que los pacientes hipertensos tienen un mayor riesgo de padecer complicaciones cardiovasculares graves como los ictus (infartos cerebrales), infartos agudos de miocardio, muerte súbita, insuficiencia cardiaca, enfermedad arterial periférica, así como la enfermedad renal terminal, y esto es así para TODOS los grupos étnicos y TODAS las edades en las que se presenta la hipertensión, siendo de peor pronóstico cuanto más joven sea el individuo.

Además, los pacientes hipertensos suelen presentar otros factores de riesgo cardiovasculares asociados, factores como la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo, cifras elevadas de triglicéridos, o de colesterol sérico, diabetes, multiplican el riesgo GLOBAL del paciente hipertenso a padecer una complicación vascular grave.

Los profesionales utilizan el sistema SCORE, que es una tabla que calcula el riesgo absoluto de morir por enfermedad cardiovascular en 10 años en los pacientes hipertensos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter