Periodontitis | Qué es, causas y tratamientos de la patología

Enfermedades

Periodontitis

que es la periodontitis

¿Qué es la periodontitis? 

El término “periodontitis” proviene de los vocablos peri=alrededor, odont=diente, itis=inflamación e indica “inflamación alrededor del diente”.

La periodontitis es una enfermedad infecciosa crónica que afecta al periodonto es decir, a los tejidos que rodean, soportan o sostienen y protegen los dientes, frente a diversas agresiones principalmente bacterianas.

En el periodonto distinguimos el periodonto de protección formado por la encía y el periodonto de sujeción formado por cemento dentario, ligamento periodontal y hueso alveolar.

Cuando los dientes pierden el soporte que los mantiene, causado por la destrucción progresiva e irreversible del hueso alveolar que los rodea, se produce la movilidad y posterior caída de los mismos. En los adultos la periodontitis es la causa principal de la caída de los dientes.

Puede comenzar con enrojecimiento y sangrado de las encías (espontaneo o al cepillarse los dientes), es la señal de alerta para acudir a un profesional y evitar la progresión de la enfermedad.

Si en el inicio de la periodontitis las bacterias son esenciales, la progresión y la gravedad de la enfermedad así como la respuesta al tratamiento, está determinada por otros factores ya sean locales o sistémicos (tabaquismo, diabetes mellitus, etc.)

Clasificación 

  1. Periodontitis Crónica.

Es la forma más común de enfermedad periodontal y no afecta a todos los dientes por igual. Es de avance lento aunque puede exacerbarse y provocar destrucción del tejido periodontal con pérdida de inserción y de hueso.

  1. Periodontitis Agresiva.

Se caracteriza por la pérdida de inserción y una destrucción ósea rápida. Suele presentarse a una edad temprana, aunque puede aparecer a cualquier edad

  1. Periodontitis como manifestación de enfermedad sistémica

Pueden ser manifestaciones tempranas de diabetes, leucemias, alteraciones de neutrofilos, etc.

  1. Enfermedad Periodontal Necrosante.

Agrupa como denominador común a la gingivitis necrosante, la periodontitis necrosante y la estomatitis necrosante, por la falta de diferenciación entre los tres diagnósticos en las publicaciones.

La necrosis gingival evoluciona con rapidez, produciendo en personas jóvenes una destrucción de tejido y formación de un cráter.

Es importante no confundirla con gingivoestomatitis herpética, eritema exudativo multiforme y algunas formas de leucemia.

  1. Absceso periodontal.

Representa la extensión de la infección bacteriana a los tejidos periodontales aumentando la proporción de destrucción ósea, debido a que el pus retenido en las bolsas periodontales no puede drenar.

Síntomas de la periodontitis

Diferenciamos y describimos las manifestaciones locales y los riesgos sistémicos

Locales:

    • Sangrado. Las encías sangran con facilidad de manera espontánea o al cepillarse los dientes y es un signo de alerta.

    • Dolor. Puede estar ausente o ser insignificante, pero es un síntoma de progresión de la enfermedad

    • Halitosis o mal aliento

    • Retracción gingival, dando a los dientes el aspecto de estar alargados

    • Supuración y abscesos entre los dientes

    • Movilidad de dientes o dientes flojos, que es un signo tardío

    • Pérdida de dientes

Riesgos Sistémicos:

  • Enfermedad cardiovascular. Las guías de 2012 promovidas por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), indican que la periodontitis debe ser considerada como un factor de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular y por tanto, se aconseja su prevención y tratamiento. Su tratamiento está indicado de la misma forma que lo están otros factores de riesgo cardiovasculares subyacentes.

En las guías de la ESC se advierte de la asociación de periodontitis con un incremento de riesgo de infarto de miocardio e ictus

  • Diabetes mellitus (DM).La enfermedad periodontal es la sexta complicación en importancia de la DM. Por otra parte los pacientes con DM, tienen más riesgo de desarrollar enfermedad periodontal que los pacientes sin DM.

La asociación entre periodontitis y diabetes tipo II es bidireccional, es decir que no solo la DM aumenta el riesgo de sufrir enfermedad periodontal, sino que esta puede complicar el control de la DM (descontrol de la glucemia).

  • Partos prematuros y de bajo peso. Se producen por la acción de sustancias relacionadas con la inflamación.

Tratamiento de la periodontitis

Se basa en la eliminación de los factores de riesgo locales y generales.

  • Factores locales. Consiste en la eliminación mecánica de la placa supragingival, subgingival y del cálculo o sarro, mediante el raspado y alisado radicular o en casos más avanzados, cuando existen bolsas periodontales profundas (espacios debajo de la encía), mediante cirugía periodontal para intentar detener la perdida ósea.

  • Factores generales. Están en relación con la respuesta del sistema inmunitario del individuo frente al ataque microbiano. Consiste en corregir los factores sistémicos que actúan como agravantes: hormonales, glucemia, enfermedades metabólicas, etc.

Los pacientes con periodontitis deben hacerse  una limpieza dental profesional más de dos veces al año, incluso puede ser preciso cada tres o cuatro meses, dependiendo de cada individuo.

El tratamiento con antibióticos sin la intervención de un profesional de la odontología, no resuelve la periodontitis.

 

Causas de la periodontitis

  1. Placa bacteriana (o biofilm bacteriano) y cálculo dentario (tártaro o sarro).

La placa bacteriana o biofilm bacteriano es una colonia de microorganismos sobre los que se depositan sales de calcio y forman el cálculo dentario, también llamado tártaro o sarro. La placa bacteriana es un factor local crucial para que la gingivitis se transforme en periodontitis.

  1. Edad.

Es un factor fundamental en las periodontitis crónicas, pero es más importante diagnosticar las periodontitis tempranas (juvenil, prepuberal) que son las más graves. Tiene importancia por la suma de los factores prevalentes que producen la enfermedad a lo largo de los años, más que por el envejecimiento en sí.

  1. Tabaco.

El hábito de fumar aumenta el riesgo de desarrollar periodontitis crónica. Modifica la respuesta de fagocitosis y vascularización, por lo que favorece la perdida ósea.

  1. Enfermedades sistémicas.

Las enfermedades sistémicas tales como alteraciones hematológicas, alteraciones genéticas, etc., pueden actuar como factores agravantes de la periodontitis.

  1. Estrés.

Las tensiones cotidianas y las emociones negativas pueden introducir cambios en la salud general. Reduce la microcirculación y el flujo salival, reduciendo la actividad de linfocitos y polimorfunucleares, siendo factores agravantes sobre todo en algunas formas de gingivitis y periodontitis como son las formas ulceronecróticas.

Prevención de la periodontitis

Prevenir la gingivitis es la primera medida para evitar la periodontitis crónica. La acumulación de bacterias bajo la encía o lo que es lo mismo la acumulación de placa microbiana (biofilm dental), produce después de varios días una lesión gingival con un enrojecimiento e inflamación del margen gingival.

La prevención de la periodontitis está en relación con dos medidas: el autocuidado del paciente y la actuación de un profesional.

  • Paciente

El paciente debe con una buena higiene mediante el cepillado de los dientes y el uso de seda dental, prevenir el enrojecimiento o inflamación del margen de la encía, evitando de este modo la formación de la biopelícula microbiana de la placa supragingival y subgingival, que aun no está calcificada.

  • Profesional

Al ser una enfermedad inflamatoria crónica, los pacientes necesitan el tratamiento periodontal por un profesional y posteriormente una vez que el tratamiento periodontal se ha completado, tanto si ha requerido cirugía como si no, deben realizar durante toda su vida, el cuidado de mantenimiento por el odontólogo

Una dieta rica en azucares, la higiene oral deficiente y la ausencia de revisiones periódicas por el odontólogo, contribuyen al desarrollo de la periodontitis.

¿Qué pronóstico presenta? 

Esta en relación con el grado de afectación periodontal, la profundidad de las bolsas periodontales y del mantenimiento del tratamiento por un profesional .

En general el pronóstico suele ser bueno, si se realiza el diagnostico y el correcto tratamiento por el profesional, en las primeras etapas de la enfermedad, cuando no hay bolsas periodontales profundas y el hueso de soporte no se ha perdido.

Por el contrario si la enfermedad está más avanzada, las bolsas periodontales son profundas y el hueso de soporte se ha perdido, el éxito del tratamiento variará en función del paciente y de los factores locales y generales asociados.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.