Qué es un esguince | Lesiones y traumas

Enfermedades

Esguince

que son los esguinces

¿Qué es un esguince?

Un ligamento es una estructura fibrilar que une dos extremos óseos, habitualmente en la zona articular. Un esguince es una lesión del ligamento por mecanismo de tracción, estiramiento del mismo cuando se produce una torsión de la articulación. No entra dentro de esta definición la afectación ligamentosa por contusión. La función de los ligamentos es estabilizar las articulaciones, para que puedan moverse un extremo con respecto otro. Dependiendo su situación espacial anatómica corresponderá la función biomecánica que realiza para esa articulación en movimiento.

La incidencia más frecuente es el esguince de tobillo que llega alcanzar un 25% de todas las lesiones que están relacionadas con la práctica deportiva.

Los ligamentos laterales del tobillo comprenden: el ligamento late­ral externo (LLE) con 3 fascículos; el ligamento peroneo astra­galino anterior, que se extiende desde el peroné a la parte anterior del astrágalo, el más frecuentemente afectado; el ligamento peroneo calcáneo o medio, se inserta en maléolo peroneal al calcáneo; el ligamento peroneo astragalino posterior, raramente afectado, cuya disposición es de parte posterior del maléolo peroneal a la parte posterior de astrágalo y el ligamento lateral interno, que es un ligamento fuerte y tenso denominado ligamento del­toideo, con 2 fascículos, uno profundo que va desde tibia a astrágalo y otro más superficial.

El siguiente más frecuente es el esguince de rodilla. En esta articulación existen, de forma didáctica, cuatro ligamentos: ligamento lateral interno, que se extiende desde la cara interna del fémur a cara interna de tibia (el más frecuentemente lesionado) y es el que protege la rodilla de los movimientos de valgo (rodillas en X); el ligamento lateral externo, que discurre desde la cara externa del fémur hasta cabeza de peroné; ligamento cruzado anterior, lesión importante en la rodilla, camina de la cara interna del cóndilo externo femoral a espina tibial anterior, conocido por la frecuente aparición en el mundo del futbol ya que evita la traslación anterior de la tibia con respecto al fémur; y el ligamento cruzado posterior, cuya situación va de cara posterior de tibia a cara externa del cóndilo interno femoral. Estos ligamentos cruzados reciben su nombre por la disposición que tienen entre ellos dentro de la articulación de la rodilla, cruzados.

Habitualmente, los esguinces se han clasificado en función de la anatomía patológica de la lesión en: grado I, cuando sólo ha habido un estiramiento con rotura fibrilar microscópica y evoluciona hacia la curación, quedando la articulación estable; es­guince grado II, cuando se ha producido una rotura parcial en el espesor del ligamento; esguince grado III, la rotura abarca a todo el ligamento, precisa tratamiento para mantener la articulación estable y si presenta inestabilidad secundaria necesitará reparación quirúrgica.

Web
Foto médico
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter