Qué es el asma | Te contamos todos sus síntomas, tratamientos y causas del asma

Enfermedades

Asma

que es el asma y remedios para combatirlo

 ¿Qué es el asma?

El asma es un síndrome que incluye diversos fenotipos clínicos que comparten manifestaciones clínicas similares, pero de etiologías probablemente diferentes. Desde un punto de vista pragmático se la podría definir como una enfermedad inflamatoria respiratoria crónica, en cuya patogenia intervienen diversas células y mediadores de la inflamación, condicionada en parte por factores genéticos y que cursa con una obstrucción variable del flujo aéreo, total o parcialmente reversible, ya sea por la acción medicamentosa o espontáneamente.

Dra. Carmen Andreu y Dra. Mónica Antón. Alergólogas. Departamento de Salud del Vinalopó. Grupo Ribera Salud.

Síntomas del asma.

El diagnóstico de asma debe ser considerado ante síntomas y signos clínicos característicos, como disnea, tos, sibilancias y opresión torácica. Habitualmente son variables, de predominio nocturno o de madrugada, provocados por diferentes desencadenantes. Asimismo, las variaciones estacionales y los antecedentes familiares y personales de atopía (alergia), son aspectos importantes a considerar. Ninguno de estos síntomas y signos son específicos de asma, de ahí la necesidad de incorporar alguna prueba objetiva diagnóstica, habitualmente pruebas funcionales respiratorias. La exploración física puede ser normal, siendo las sibilancias el signo más característico, si bien no son específicas de asma e incluso pueden estar ausentes en las crisis graves.

La mayoría de los niños pequeños tienen asma exclusivamente durante las infecciones virales y por tanto pueden tener un asma moderada o grave durante el invierno y estar asintomáticos durante la primavera y verano. Otros, como los niños alérgicos a pólenes, tendrán asma exclusivamente durante la primavera (esto ocurre con más frecuencia en las regiones con clima continental). Para tipificar correctamente un asma es necesario especificar, además de la gravedad, los factores precipitantes en el paciente y el grado de control de la misma.

Dra. Carmen Andreu y Dra. Mónica Antón. Alergólogas. Departamento de Salud del Vinalopó. Grupo Ribera Salud.

Tratamiento para el asma.

El objetivo principal del tratamiento es lograr y mantener el control de la enfermedad lo antes posible, además de prevenir la obstrucción crónica al flujo aéreo y reducir su mortalidad. Los objetivos del tratamiento, tanto en su vertiente de controlar los síntomas diarios, como prevenir las exacerbaciones y la pérdida acelerada de función pulmonar, podrían alcanzarse en una gran mayoría de pacientes con un tratamiento adecuado. Para conseguirlos se sigue una estrategia global e individualizada a largo plazo, basada en el tratamiento farmacológico óptimo y en las medidas de supervisión, control ambiental y de educación en asma.

Los medicamentos de mantenimiento, que deben administrarse a diario durante periodos prolongados, incluyen glucocorticoides inhalados o, en raras ocasiones, sistémicos, antagonistas de los leucotrienos, agonistas beta-2 de acción prolongada (LABA), teofilina de liberación retardada, y anticuerpos monoclonales anti-IgE (omalizumab). Los fármacos de alivio o de rescate se utilizan para tratar o prevenir la broncoconstricción de forma rápida, y entre ellos se encuentran los agonistas b2 de acción corta (SABA) inhalados, y como segunda opción los anticolinérgicos inhalados (bromuro de ipratropio).

El tratamiento está estructurado en escalones terapéuticos (5 ó 6) en función de la gravedad y con el objetivo de alcanzar el control del asma.

5. Pronóstico del asma.

El asma es una enfermedad crónica, que por lo general no tiene una cura definitiva, pero su evolución es variable y en ocasiones se consigue la remisión. El tratamiento global del paciente asmático incluye:

- la farmacoterapia,

- el control ambiental

- y la educación del paciente.

Esta estrategia reduce el riesgo de padecer una exacerbación, aumenta la calidad de vida del paciente y reduce los costes sanitarios.

Estudios epidemiológicos longitudinales de cohortes y de base poblacional en niños han demostrado que existen diferentes modelos evolutivos de obstrucción bronquial recurrente en forma de tos y sibilancias a lo largo de la infancia, también llamados fenotipos. La clasificación de un niño en un determinado fenotipo resulta útil para establecer el tratamiento y el pronóstico. En la actualidad se dispone de un Índice Predictivo para definir el riesgo de Asma (IPA) que se utiliza para predecir la evolución del lactante con sibilancias recurrentes a un asma persistente alérgica en la edad escolar. El desarrollo de alergia se asocia con un mayor riesgo de persistencia del asma.

Dra. Carmen Andreu y Dra. Mónica Antón. Alergólogas. Departamento de Salud del Vinalopó. Grupo Ribera Salud.

Causas del asma.

El hecho fisiopatológico principal de la crisis asmática es el estrechamiento de la vía aérea y la subsiguiente obstrucción al flujo aéreo, que de forma característica es reversible. Se produce por contracción del músculo liso bronquial, edema e hipersecreción mucosa.

Diversos factores desencadenantes (alérgenos, infecciones víricas, sustancias químicas del medio laboral, ejercicio, aire frío, fármacos) pueden ocasionar la exacerbación. La broncoconstricción aguda inducida por alérgenos es consecuencia de la liberación de mediadores de los mastocitos a través de un mecanismo mediado por anticuerpos IgE específicos. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden también causar obstrucción aguda de la vía aérea en personas susceptibles. Otros estímulos como el ejercicio, el aire frío o irritantes inespecíficos pueden causar obstrucción aguda de la vía aérea. La intensidad de la respuesta a estos estímulos se relaciona con la inflamación subyacente.

Conforme la enfermedad se hace más persistente y la inflamación más progresiva, otros factores contribuyen a la limitación del flujo de aire: el edema de la vía aérea, la hipersecreción de moco y la formación de tapones espesoscompuestos por exudados celulares y restos mucosos.

Es un hecho universal del asma, aunque no exclusivo, el fenómeno de la hiperrespuesta bronquial (HRB): una respuesta broncoconstrictora exagerada a una variedad de estímulos físicos, químicos o biológicos. La inflamación es un factor fundamental en determinar el grado de HRB, pero no es el único.

Dra. Carmen Andreu y Dra. Mónica Antón. Alergólogas. Departamento de Salud del Vinalopó. Grupo Ribera Salud.

¿Cómo prevenir el asma?

La exposición al humo de tabaco empeora el curso del asma y es un factor de riesgo para desarrollar asma en la infancia, por lo que la evitación de la exposición pasiva al humo del tabaco en niños sería la medida más importante para prevenir el asma.

En el caso del asma alérgica, la inmunoterapia específica con alérgenos es el único tratamiento etiológico que puede modificar el curso de la enfermedad, y aplicada en pacientes con rinitis alérgica puede evitar la progresión al asma. 

Fuente: Guía Española para el Manejo del Asma 2009 

Dra. Carmen Andreu y Dra. Mónica Antón. Alergólogas. Departamento de Salud del Vinalopó. Grupo Ribera Salud.

Web
Dra. Mónica Antón
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter