Qué es la tuberculosis | Bacilo de Koch

Enfermedades

Tuberculosis

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa provocada por un germen denominado Mycobacterium tuberculosis, al que se le conoce como bacilo de Koch, en honor a Robert Koch que fue quien asocio la enfermedad al germen que la causa.

La enfermedad se transmite fundamentalmente por vía aérea, a través de la proximidad con personas enfermas; de esta forma el paciente expulsa bacilos al hablar, toser, estornudar, de manera que a través del aire los bacilos son inhalados por la persona expuesta, que en Medicina se denomina contacto del paciente.

Esta persona expuesta puede no contraer la infección pues el bacilo puede ser eliminado por sus defensas físicas o bien puede penetrar en el organismo del contacto por vía aérea. El organismo se defiende del bacilo por medios de defensa inmunológicos (células, sustancias químicas), de forma que el bacilo penetra y está en el individuo de una forma latente, sin desarrollar enfermedad, es lo que se denomina infección tuberculosa latente.

Pero un 10% de las personas infectadas pueden desarrollar la enfermedad a lo largo de su vida, el bacilo entonces causa síntomas y afecta a cualquier órgano del cuerpo, principalmente a los pulmones. De esta forma en relación con la tuberculosis una persona puede estar no expuesta, expuesta e infectada o enferma.

Síntomas de la tuberculosis

La tuberculosis en muchas ocasiones produce síntomas poco específicos, es decir que se pueden dar en otras enfermedades. Así suele producir tos, expectoración, malestar general, fiebre, sudoración. Si estos síntomas duran más de dos semanas se ha de acudir al médico y se ha de sospechar la existencia de una tuberculosis, por lo que se ha de realizar una radiografía de tórax que nos orientará hacia el diagnóstico que se ha de confirmar posteriormente con el análisis del esputo en busca del bacilo que causa la enfermedad. En otras ocasiones se produce expulsión de sangre por boca, lo que se denomina hemoptisis, síntoma que siempre ha de servirnos de alarma y nos ha de hacer acudir al médico.

Tratamiento de la tuberculosis

El tratamiento de la enfermedad se realiza con fármacos antituberculosos, los principales son rifampicina, isoniacida, etambutol y piracinamida. Estos cuatro fármacos se toman dos meses y la rifampicina e isoniacida cuatro meses más, por lo que la duración total del tratamiento es de seis meses. Aunque sean varios fármacos se toman en pastillas que tienen la combinación de los mismos, por lo que el tratamiento es de 3 a 6 pastillas los primeros dos meses y de dos durante los cuatro siguientes. Es muy importante destacar que en la mayoría de los casos laenfermedad se cura si se hace bien el tratamiento durante los meses recomendados por lo que hay que hacer hincapié en cumplir bien el tratamiento.

El tratamiento de la infección que comentábamos previamente es con un solo fármaco (isoniacida de 6 a 9 meses), siendo el objetivo que la persona infectada (contagiada) no desarrolle la enfermedad en el futuro.

Causas de la tuberculosis

La tuberculosis la produce el Mycobacterium tuberculosis. Están más predispuestos o tienen más riesgo de desarrollar enfermedad aquellas personas que tienen enfermedades asociadas,principalmente infección por el virus del sida (VIH, virus de la inmunodeficiencia humana), pacientes con cáncer, fumadores, diabéticos, silicóticos.

El riesgo de desarrollar enfermedad en estas personas es mayor que en las personas que no padecen esas enfermedades.

¿Cómo se puede prevenir la tuberculosis?

La mejor manera de prevenir la tuberculosis es diagnosticar rápidamente a las personas enfermas e iniciar el tratamiento pues se conoce que la contagiosidad de la tuberculosis disminuye de forma importante desde el inicio del tratamiento, considerando que tras dos o tres semanas del tratamiento la contagiosidad es nula o muy poco importante.

Otra forma de prevenir la enfermedad es estudiar a las personas que han estado en contacto con el enfermo, al que llamamos caso índice. Los contactos de las personas con tuberculosis deben recibir una evaluación médica acerca del número de horas que han estado en contacto; si el contacto se considera importante (convivientes de los pacientes, contacto durante varias horas al día) se han de hacer estudios (fundamentalmente una radiografía de tórax y una prueba de la tuberculina o actualmente una prueba similar que se hace mediante un análisis de sangre y se denomina IGRA). Si esta prueba de la tuberculina o IGRA son positivos se considera que el paciente tiene una infección tuberculosa latente, no una enfermedad, y en este caso se valora el administrarle un tratamiento preventivo (tratamiento de la infección tuberculosa). De este modo evitamos que desarrolle la enfermedad en el futuro. También es posible que al estudiar a las personas en contacto con el caso índice descubramos nuevos enfermos que han de ser tratados de manera que impedimos que contagien a nuevas personas.

Pronóstico de la tuberculosis

La mayoría de los casos de tuberculosis se curan, siempre que cumplan con el tratamiento durante todo el tiempo recomendado. Si el paciente abandona precozmente el tratamiento tiene posibilidades de no curarse y de recaer en los próximos años. Por ello el mayor factor que influye en el éxito del tratamiento es que éste se realice correctamente, con un cumplimiento adecuado. El paciente ha de ser seguido por el sistema sanitario mediante revisiones periódicas hasta que finalice el tratamiento y se considere curado.

Es importante que el paciente deje de fumar si lo hacía previamente para evitar secuelas en sus pulmones derivados de la enfermedad tuberculosa y del tabaco.

Web
Dr. José María García García,
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter