Publicado 21/12/2020 16:59CET

Europa aprueba el primer tratamiento inyectable de larga duración para VIH, sustituyendo a comprimidos orales diarios

Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH
Escaneo electromicrográfico de una célula T infectada con VIH - NIAID - Archivo

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Janssen, compañía de Johnson & Johnson, ha anunciado que 'Rekambys' (rilpivirina inyectable) en combinación con 'Vocabria' (cabotegravir inyectable y en comprimidos), de ViiV Healthcare, ha sido aprobado en la Unión Europea para el tratamiento de la infección por el VIH-1 en adultos que están virológicamente suprimidos.

Esta aprobación implica que por primera vez los pacientes infectados por VIH en Europa podrán recibir un tratamiento inyectable de larga duración que elimina la necesidad de tomar diariamente comprimidos orales.

La pauta de rilpivirina inyectable en combinación con cabotegravir inyectable será la primera pauta completa de larga duración administrada una vez al mes o una vez cada dos meses para las personas con supresión virológica infectadas por el VIH-1. Un profesional sanitario administra por separado las inyecciones de rilpivirina y de cabotegravir por vía intramuscular (IM) en cada nalga en la misma cita. Antes de iniciar la pauta inyectable, los pacientes deben tomar rilpivirina y cabotegravir en comprimidos orales durante aproximadamente un mes (por lo menos 28 días) para evaluar la tolerabilidad a estos medicamentos.

"Esta pauta de larga duración podría hacer que las personas infectadas por el VIH ya no necesiten tomar un tratamiento diario, lo que supondría mantener la supresión de la carga viral con inyecciones administradas solamente 6 o 12 días al año, y así eliminar lo que supone un recordatorio diario de su enfermedad", ha comentado Giovanni Guaraldi, profesor adjunto de enfermedades infecciosas y director de la Clínica Metabólica del VIH de Módena (Italia).

Para subrayar la necesidad de una pauta posológica administrada con menos frecuencia, ViiV Healthcare llevó a cabo el estudio 'Positive Perspectives Wave 2', el mayor estudio mundial de resultados comunicados por pacientes infectados por el VIH realizado hasta la fecha, en el que se mostró que cuando se preguntaba a los participantes cuáles eran sus aspiraciones en materia de tratamiento y cuáles eran sus actitudes hacia los medicamentos innovadores, el 55 por ciento dijo que preferiría una pauta de larga duración.

Además, el 58 por ciento señaló que tomar diariamente medicamentos contra el VIH constituía un recordatorio constante de su enfermedad, mientras que el 38 por ciento declaró que sufría de ansiedad porque tomar un tratamiento diario podía aumentar las posibilidades de que los demás se enteraran que eran VIH-positivos.

"Estamos encantados con la decisión de la Comisión Europea de aprobar este tratamiento inyectable de larga duración. En Janssen estamos increíblemente orgullosos de esta autorización y del gran paso adelante que constituye para alcanzar nuestro objetivo de abordar algunas de las mayores amenazas para la salud de nuestra época. Continuaremos construyendo sobre nuestro compromiso de 25 años para hacer historia del VIH y cambiar el curso de la epidemia a través de nuestra apasionada búsqueda de la innovación, desde la remisión a largo plazo hasta la prevención eficaz del VIH", ha comentado el vicepresidente del comité ejecutivo y director científico de Johnson & Johnson, Paul Stoffels.

La autorización de comercialización se basa en los resultados de los estudios pivotales fase 3 'ATLAS', 'FLAIR' y 'ATLAS-2M', en los que participaron más de 1.200 pacientes de 16 países. La administración conjunta de rilpivirina y cabotegravir inyectables está indicada para adultos que están virológicamente suprimidos en tratamiento antirretroviral estable, sin evidencia actual o previa de resistencia vírica a, y sin fracaso virológico previo con, inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósidos (ITINN) e inhibidores de la integrasa (INI).

Contador

Para leer más