Tomar aceite de oliva puede reducir la coagulación sanguínea en obesos

Publicado 08/03/2019 8:20:33CET
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / OKEA

   MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

   En un grupo de adultos sanos pero obesos, tomar aceite de oliva al menos una vez a la semana se asoció con una menor actividad de las plaquetas en la sangre, lo que puede reducir la tendencia de la sangre a coagularse y bloquear el flujo sanguíneo, según una investigación preliminar presentada en las Sesiones Científicas de 2019 sobre el estilo de vida y la salud cardiometabólica de la Asociación Americana de Epidemiología del Corazón y Prevención.

   Las plaquetas son fragmentos de células sanguíneas que se unen y forman grupos y coágulos cuando se activan. Contribuyen a la acumulación de placa que obstruye las arterias, conocida como ateroesclerosis, la enfermedad que subyace en la mayoría de los ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, según el autor principal del estudio, Sean P. Heffron, profesor asistente en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, y el Centro para la Prevención de Enfermedades Cardiovasculares de la Universidad de Nueva York.

   Usando encuestas de frecuencia alimentaria, los investigadores determinaron con qué frecuencia los participantes obesos, no fumadores y no diabéticos del estudio tomaban aceite de oliva. La edad promedio de los participantes fue de 32,2 años y su índice de masa corporal promedio (IMC) fue de 44,1. La obesidad se define como un índice de masa corporal (una medida del peso corporal) superior a 30.

   Los científicos descubrieron que los que tomaban aceite de oliva al menos una vez a la semana presentaban menor activación plaquetaria que los participantes que lo consumían con menos frecuencia y que los niveles más bajos de agregación plaquetaria se observaban entre los que consumían aceite de oliva con mayor frecuencia.

   "Las personas obesas tienen mayor riesgo de sufrir un ataque cardiaco, un derrame cerebral u otro evento cardiovascular, incluso si no tienen diabetes u otras afecciones asociadas con la obesidad. Nuestro estudio sugiere que la elección de comer aceite de oliva puede tener el potencial de ayudar a modificar ese riesgo, reduciendo potencialmente la amenaza de una persona obesa de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral", afirma Heffron.

   "Por lo que sabemos, este es el primer estudio que evalúa los efectos de la composición dietética, específicamente del aceite de oliva, sobre la función plaquetaria en pacientes obesos", señala la coautora Ruina Zhang, estudiante de Medicina de la Universidad de Nueva York.

   Algunas limitaciones del estudio son que se basó en cuestionarios completados por los participantes; medía la frecuencia con la que comían aceite de oliva, pero no la cantidad de aceite de oliva que tomaban; y como fue observacional, el análisis no pudo probar que el consumo de aceite de oliva reduzca la activación de las plaquetas en los adultos obesos.