Actualizado 11/07/2022 09:17

Solo necesitas este motivo para no añadir más sal a la comida en la mesa

Archivo - Salero, comida en la mesa. Copa de vino blanco.
Archivo - Salero, comida en la mesa. Copa de vino blanco. - NORTONRSX/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las personas que añaden más sal a la comida en la mesa tienen un mayor riesgo de morir prematuramente por cualquier causa, según un estudio realizado con más de 500.000 personas publicado en el 'European Heart Journal'.

En comparación con los que nunca o rara vez añadían sal, los que siempre lo hacen tenían un 28% más de riesgo de morir prematuramente. En la población general, unas tres de cada cien personas de entre 40 y 69 años mueren prematuramente. El mayor riesgo de añadir siempre sal a los alimentos observado en el estudio actual sugiere que una persona más de cada cien puede morir prematuramente en este grupo de edad.

Además, el estudio descubrió una menor esperanza de vida entre las personas que siempre añadían sal en comparación con las que nunca, o rara vez, lo hacían. A los 50 años, la esperanza de vida de las mujeres y los hombres, respectivamente, que siempre añadían sal a sus alimentos se reducía en 1,5 años y 2,28 años, en comparación con los que nunca o rara vez lo hacían.

Los investigadores, dirigidos por el profesor Lu Qi, de la Facultad de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane, en Estados Unidos, afirman que sus conclusiones tienen varias implicaciones para la salud pública.

"Que yo sepa, nuestro estudio es el primero que evalúa la relación entre la adición de sal a los alimentos y la muerte prematura --asegura--. Proporciona pruebas novedosas para apoyar las recomendaciones de modificar los comportamientos alimentarios para mejorar la salud. Incluso una modesta reducción de la ingesta de sodio, añadiendo menos sal a los alimentos o no añadiéndola en la mesa, es probable que produzca beneficios sustanciales para la salud, especialmente cuando se consigue en la población general".

La evaluación de la ingesta total de sodio es notoriamente difícil, ya que muchos alimentos, especialmente los precocinados y procesados, tienen altos niveles de sal añadidos antes de llegar a la mesa. Los estudios que evalúan la ingesta de sal mediante análisis de orina a menudo sólo toman una prueba de orina, por lo que no reflejan necesariamente el comportamiento habitual. Además, los alimentos con alto contenido en sal suelen ir acompañados de alimentos ricos en potasio, como la fruta y la verdura, que es bueno para nosotros.

Se sabe que el potasio protege contra el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y metabólicas, como la diabetes, mientras que el sodio aumenta el riesgo de padecer afecciones como el cáncer, la hipertensión arterial y los accidentes cerebrovasculares. Por estas razones, los investigadores decidieron analizar si las personas añadían o no sal a sus alimentos en la mesa, independientemente de la sal añadida durante la cocción.

"Añadir sal a los alimentos en la mesa es un comportamiento alimentario común que está directamente relacionado con la preferencia a largo plazo de un individuo por los alimentos de sabor salado y la ingesta habitual de sal --subraya Qi--. En la dieta occidental, añadir sal en la mesa representa entre el 6 y el 20% de la ingesta total de sal y proporciona una forma única de evaluar la asociación entre la ingesta habitual de sodio y el riesgo de muerte".

Los investigadores analizaron los datos de 501.379 personas que participaron en el estudio UK Biobank. Al incorporarse al estudio entre 2006 y 2010, se preguntó a los participantes, a través de un cuestionario con pantalla táctil, si añadían sal a sus alimentos nunca/rara vez, a veces, habitualmente, siempre, o preferían no contestar.

Los investigadores ajustaron sus análisis para tener en cuenta los factores que podían afectar a los resultados, como la edad, el sexo, la raza, la privación, el índice de masa corporal (IMC), el tabaquismo, el consumo de alcohol, la actividad física, la dieta y las afecciones médicas como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas y vasculares. Se realizó un seguimiento de los participantes durante una media de nueve años. La muerte prematura se definió como el fallecimiento antes de los 75 años.

Además de descubrir que añadir siempre sal a los alimentos estaba relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura por todas las causas y una reducción de la esperanza de vida, los investigadores descubrieron que estos riesgos tendían a reducirse ligeramente en las personas que consumían las mayores cantidades de frutas y verduras, aunque estos resultados no fueron estadísticamente significativos.

"No nos sorprendió este hallazgo, ya que las frutas y verduras son fuentes importantes de potasio, que tiene efectos protectores y se asocia a un menor riesgo de muerte prematura --comenta el profesor Qi--. Dado que nuestro estudio es el primero que informa de una relación entre la adición de sal a los alimentos y la mortalidad, se necesitan más estudios para validar los resultados antes de hacer recomendaciones".

El profesor Qi y sus colegas llevarán a cabo más estudios sobre la relación entre la adición de sal a los alimentos y diversas enfermedades crónicas, como las cardiovasculares y la diabetes. También esperan realizar posibles ensayos clínicos para comprobar los efectos de la reducción de la adición de sal en los resultados de salud.