¿Cómo mantenerse activo sin recurrir al café?

Publicado 11/02/2020 14:06:18CET
Café.
Café. - PIXABAY - Archivo

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

Aunque la cafeína es una sustancia complicada de determinar porque afecta de manera diferente a cada persona, la dosis adecuada, teniendo en cuenta que en cada taza hay cerca de 100 miligramos de cafeína, debería ser de "dos o tres tazas de café por día, no más", según los nutricionistas de Blua de Sanitas.

El café tiene muchos beneficios para la salud "si se consume en dosis moderadas", aclaran, en referencia a los 4,5 kilogramos de café consumidos en España por persona al año, superior a la media mundial, situada en 1,3.

Al contener cafeína, su ingesta eleva los niveles de dopamina y genera una sensación de placer en el cuerpo que puede acabar desembocando en adicción. "Para evitar caer en este extremo, es bueno conocer que existen otros alimentos y bebidas naturales que mantienen activo al organismo sin tener que recurrir al café", expresan los nutricionistas.

En concreto, una taza de café, además de suministrar cafeína, proporciona otros componentes que afectan "positivamente al organismo", como la vitamina b3, "que ayuda a mantener la piel lustrosa y mejora el funcionamiento del sistema nervioso", según la nutricionista Cristina Morillo. Sin embargo, añade que "abusar" puede ser un problema, por lo que "es recomendable buscar alimentos sustitutivos".

Como alternativa al café, los expertos nutricionistas de Blua de Sanitas han elaborado una lista con alimentos y bebidas naturales que también pueden mantener activo al organismo, como es el caso de la achicoria, el agua de coco, los batidos verdes o el kombucha.

En primer lugar, la achicoria se trata de una infusión que se elabora con la raíz de la escarola y tiene un sabor amargo similar al del café, pero sin contener cafeína. Esta bebida contiene una
gran fuente de ácidos grasos esenciales, minerales como el calcio o el fósforo y vitamina B. Por ello, ayuda a combatir el estreñimiento y el dolor de cabeza.

Por otro lado, el agua de coco es un refresco saludable que contiene potasio, sodio, fósforo, calcio y magnesio y que, además, es un gran hidratante. Asimismo, es una manera de consumir calorías líquidas de forma sana, "siempre y cuando sea agua de coco natural
y no con azúcares ni edulcorantes añadidos", según el grupo de nutricionistas. A la hora de consumirlo, es preferible hacerlo en el almuerzo o a media mañana.

Asimismo, los batidos verdes se elaboran mezclando unas cuantas frutas al gusto con verduras, como las espinacas. De esta forma, la glucosa de la fruta se transforma "rápidamente en energía" y, además, al contener gran cantidad de vitamina C, se favorece la absorción del hierro de las espinacas, "previniendo del cansancio asociado
a la falta de ese mineral", explican.

Por último, el kombucha es un té fermentado con determinados hongos, pero puede tener mucha variedad de sabores. Esta bebida aporta una gran cantidad de vitaminas, enzimas y probióticos, así como pequeñas dosis de cafeína y vitamina B que contribuyen a
aportar energía. Además, la combinación de una leve carbonatación y el sabor dulce lo convierten "en un gran aliado para saciar la sed", han concluido los expertos.

Contador

Para leer más