Publicado 16/11/2021 07:38CET

La vacuna COVID-19 es eficaz en pacientes con cáncer de pulmón

Una persona mayor se vacuna contra la gripe en el centro de Salud Baviera, a 25 de octubre de 2021, en Madrid, (España). Los madrileños mayores de 70 años reciben hoy la vacuna de la gripe, que en esta ocasión se administrará de forma simultánea con la te
Una persona mayor se vacuna contra la gripe en el centro de Salud Baviera, a 25 de octubre de 2021, en Madrid, (España). Los madrileños mayores de 70 años reciben hoy la vacuna de la gripe, que en esta ocasión se administrará de forma simultánea con la te - Marta Fernández Jara - Europa Press

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Aunque las vacunas COVID-19 han demostrado ser seguras y eficaces en la población general, se sabe poco acerca de si los pacientes con cáncer de pulmón desarrollarían una respuesta protectora de anticuerpos contra la enfermedad porque estos pacientes fueron excluidos de la mayoría de los ensayos de la vacuna COVID-19.

Estudios anteriores demostraron que los pacientes con cáncer de pulmón sufrían una tasa de mortalidad por COVID-19 del 30%, significativamente mayor que la de la población general. Ahora un nuevo estudio, publicado en el 'Journal of Thoracic Oncology', investigadores de Francia han demostrado que las vacunas contra el SARS-CoV-2 son seguras y eficaces en pacientes con cáncer torácico, la mayoría de los cuales son inmunizados tras dos dosis.

Una tercera inyección administrada al 11% de los pacientes con títulos de anticuerpos persistentemente bajos dio lugar a una tasa de inmunización del 88%. El estudio fue dirigido por la doctora Valérie Gounant y el doctor Gérard Zalcman, del Hospital Universitario Bichat-Claude Bernard de París.

Los investigadores incluyeron a 306 pacientes con cáncer de pulmón, con una edad media de 67 años. De ellos, 283 pacientes recibieron dos dosis de la vacuna a intervalos de 28 días. Los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 se midieron mediante el inmunoensayo ARCHITECT SARS-CoV-2 IgG de Abbot, antes de la primera inyección de la vacuna de ARNm, así como después de la cuarta semana, y entre dos y 16 semanas después de la segunda dosis de la vacuna.

Tras una mediana de seguimiento de seis a siete meses, sólo ocho pacientes (2,6%) contrajeron una infección sintomática probada por el SRAS-CoV-2, con una rápida evolución favorable. De los 269 resultados serológicos disponibles más allá del día 14 después de la segunda dosis de la vacuna, 17 (6,3%) seguían siendo negativos, mientras que 34 (11%) estaban en el umbral a partir del cual se encontró una correlación perfecta entre los anticuerpos anti-S y los anticuerpos neutralizantes- utilizando un ensayo de pseudoneutralización.

En el análisis multivariante, sólo la edad, la quimioterapia como último tratamiento sistémico en un plazo de 3 meses y el tratamiento crónico con corticosteroides se asociaron significativamente con la falta de inmunización. Treinta pacientes recibieron una tercera dosis de la vacuna, y sólo tres pacientes mostraron una serología negativa persistente a partir de entonces, mientras que los demás demostraron una clara seroconversión.

No se produjo ninguna reacción de anafilaxia entre los 306 pacientes, con 587 dosis de vacuna administradas. Se dispuso de datos de seguridad para 278 pacientes (90,1%), sin problemas de seguridad significativos.

"Aunque este informe incluye, hasta donde sabemos, la mayor serie de pacientes con cáncer torácico que reciben vacunas de ARNm contra el SARS-CoV-2 que se ha publicado hasta la fecha, el tamaño de la muestra de los diferentes subconjuntos de pacientes sigue siendo limitado", escriben los autores.

Contador

Para leer más