Publicado 20/10/2021 07:39CET

¿Hubiera sido mejor vacunar primero con una sola dosis al mayor número de personas?

Una persona se vacuna de la gripe en el centro de Salud de Habana-Cuba, a 18 de octubre de 2021, en Vitoria, País Vasco, (España). El Servicio Vasco de Salud Osakidetza ofrece a mayores de 70 años con la segunda dosis de la vacuna contra la Covid-19 la po
Una persona se vacuna de la gripe en el centro de Salud de Habana-Cuba, a 18 de octubre de 2021, en Vitoria, País Vasco, (España). El Servicio Vasco de Salud Osakidetza ofrece a mayores de 70 años con la segunda dosis de la vacuna contra la Covid-19 la po - Iñaki Berasaluce - Europa Press

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

En muchas partes del mundo, el suministro de vacunas COVID-19 sigue siendo inferior a la demanda y, aunque la mayoría de las vacunas están diseñadas como un régimen de dos dosis, algunos países, como Canadá, han priorizado la vacunación del mayor número posible de personas con una sola dosis antes de repartir una dosis adicional.

Investigadores de la Frankfurt School of Finance and Management, en Alemania, y de la Universidad de California, en Estados Unidos, han concluido que en determinadas condiciones, vacunar a más personas con una sola dosis es más eficaz para frenar la propagación del virus, según publican en la revista 'Chaos'.

La campaña 'prime first' no sugiere que la gente reciba sólo una dosis de la vacuna. Por el contrario, hace hincapié en vacunar a un gran número de personas lo más rápidamente posible, y luego volver a administrar una segunda dosis. En comparación, la campaña de vacunación 'prime boost' da prioridad a la vacunación completa de menos personas.

Desde el punto de vista inmunológico, el escenario de refuerzo principal es siempre superior. Sin embargo, si hay limitaciones de suministro, las ventajas de vacunar al doble de personas pueden superar las ventajas de una dosis doble.

Los científicos simularon la transmisión de COVID-19 con un modelo de susceptible, expuesto, infectado, recuperado y fallecido. Cada uno de estos estados de la enfermedad está asociado a un compartimento que contiene personas individuales. Las transiciones entre compartimentos dependen de parámetros de la enfermedad como la transmisibilidad del virus.

Cada compartimento se divide a su vez en individuos no vacunados, parcialmente vacunados y totalmente vacunados. Los investigadores midieron cómo se comparaba cada grupo de vacunas con los demás en diferentes condiciones.

"Tenemos este gigantesco grado de incertidumbre sobre los parámetros de COVID-19 --explica el autor Jan Nagler--. Reconocemos que no conocemos estos valores precisos, así que tomamos muestras sobre todo el espacio de parámetros. Damos una buena idea de cuándo las primeras campañas son mejores con respecto a salvar vidas que la vacunación de refuerzo".

El equipo descubrió que la tasa de disminución de la vacuna es un factor de importancia crítica en la decisión. Si el debilitamiento, o la disminución de la eficacia de la vacuna, es demasiado fuerte después de una sola dosis, la estrategia de vacunación de doble dosis suele ser la mejor opción.

Sin embargo, la estrategia de vacunación cambia si la tasa de disminución después de una dosis única es más parecida a la tasa de disminución después de una dosis doble.

"Nuestros resultados sugieren que es importante hacer mejores estimaciones de las tasas de disminución de la inmunidad para decidir si los protocolos de primoterapia son más eficaces que la vacunación de refuerzo de primoterapia", añade el autor Lucas Böttcher.

A medida que la comunidad científica reúna más datos sobre las vacunas COVID-19, los científicos esperan que este modelo sea más informativo para los expertos en salud pública y los políticos que deben decidir a favor o en contra de un determinado protocolo de vacunación.

Para leer más