Los antibióticos comunes pueden elevar el riesgo de muerte cardiaca

Antibióticos, pastilla, gragea, medicamento, fármaco, enferma
GETTY
Actualizado 11/11/2015 14:13:44 CET

   MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los macrólidos --un grupo de antibióticos de uso común para las infecciones bacterianas, como la neumonía, la bronquitis y algunas enfermedades de transmisión sexual-- están asociados con un pequeño pero estadísticamente significativo aumento en el riesgo de muerte súbita cardiaca, según un meta-análisis de 33 estudios con más de 20 millones de pacientes que se publica este lunes en 'Journal of the American College of Cardiology'.

   Investigadores de China, analizaron datos de estudios realizados entre 1966 y 2015, comparando pacientes tratados con macrólidos con otros similares tratados con otros antibióticos o sin tratamiento antibiótico. Así, encontraron un promedio de 80 casos de taquiarritmias ventriculares --latido rápido que puede conducir a la muerte súbita cardiaca-- por millón de ciclos de tratamiento en los pacientes que no tomaban macrólidos, frente a las 118 taquiarritmias ventriculares adicionales o muertes cardiacas repenticas por millón de ciclos de tratamiento en los que tomaban macrólidos.

   En este último grupo, también se detectaron 36 muertes cardiacas repentinas adicionales por causas distintas de taquiarritmia ventricular y 38 muertes cardiovasculares adicionales por cada millón de ciclos de tratamiento, según los resultados del estudio. El uso en el pasado de los macrólidos y de otros antibióticos no se relacionó con mayor riesgo cardiovascular en el estudio.

   Además, el uso de los macrólidos no se vinculó con un aumento de la muerte por cualquier causa, posiblemente debido al efecto relativamente pequeño y a que un mayor riesgo de muerte cardiaca puede ser parcialmente compensado por el beneficio de supervivencia por el efecto antiinfección de los macrólidos.

   "El riesgo absoluto de muerte súbita cardiaca y muerte cardiaca es pequeño, por lo que probablemente debería tener un efecto limitado sobre la prescripción", apunta Su-Hua Wu, del Departamento de Cardiología del Primer Hospital Afiliado a la Universidad Sun Yat-Sen, en Guangzhou, China, y uno de los autores del estudio.

   "Sin embargo, dado que los macrólidos son uno de los grupos de antibióticos más comunes y se recetan estos medicamentos a millones de pacientes anualmente, el número total de muertes súbitas cardiacas o taquiarritmias ventriculares y muertes cardiacas puede no ser insignificante", añaden.

   Los investigadores examinaron por separado los macrólidos comúnmente utilizados azitromicina, claritromicina y eritromicina y vieron que todos se asociaron con un mayor riesgo de muerte o taquiarritmias cardiacas ventriculares repentinas; y azitromicina y claritromicina se vincularon con un mayor riesgo de muerte cardiovascular, pero sólo claritromicina se relacionó con un mayor riesgo de mortalidad por cualquier causa.

   "La seguridad cardiaca de cada macrólido necesita entenderse mejor para ayudar a guiar las decisiones de tratamiento clínico", señala Wu. Las limitaciones del estudio incluyen datos limitados de dosis de los macrólidos en los estudios observacionales, la falta de datos de los participantes individuales y la naturaleza retrospectiva de todos los metanálisis.