Claves para evitar que se amarilleen los dientes

Actualizado 18/03/2015 10:10:45 CET
dientes, boca, sonrisa, dentadura
Foto: DAVIDSHANKBONE / WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Una dieta inadecuada o poco equilibrada afecta al color de las piezas dentales, incrementando su tono amarillento, según ha informado Vitaldent que, además, recuerda que el abuso de ciertos alimentos como el café, el té, las bebidas de cola, el vino tinto o los zumos cítricos pueden provocar que los dientes pierdan su tono natural.

   Asimismo, ciertos hábitos como el abuso del tabaco o la ingesta prolongada de algunos medicamentos, como las tetraciclinas y la doxiciclina (antibióticos), y los antidepresivos y antiestamínicos, pueden también dañar el color del esmalte.    

   Del mismo modo, Vitaldent ha informado de que algunos tipos de colutorios prescritos para tratar los problemas periodontales y que contienen clorhexidina, suelen decolorar los dientes si se usan de manera prolongada, al igual que el uso excesivo del flúor.

   "Si no nos cepillamos los dientes, estos acumulan placa. La placa no tarda en endurecerse y convertirse en sarro, sustancia amarillenta que ya sólo puede ser retirada por un odontólogo o higienista dental. Además, un diente con sarro es más propenso a retener restos de comida lo que fomenta la aparición de manchas", ha apostillado el director médico de Vitaldent, Gustavo Camañas.

   Para evitar este problema que afecta principalmente a la estética de la persona, ha recomendado reducir el consumo de alimentos que decoloran los dientes, así como evitar hábitos nocivos. Además, si ya se tienen los dientes manchados o amarillentos, el paciente puede realizarse tratamientos de estética dental como el blanqueamiento o las carillas dentales.

BLANQUEAMIENTO DENTAL VS CARILLAS ESTÉTICAS

   En este sentido, expertos de Vitaldent han comentado que ambos tratamientos tienen el objetivo de mejorar la sonrisa y hacerla más estética.

   En concreto, las carillas son finas láminas de porcelana que se colocan en la parte frontal del diente, diferenciándose del blanqueamiento en que, además de otorgar a los dientes un color más puro y blanco, permiten corregir pequeños defectos en la forma de los dientes otorgándoles homogeneidad y un aspecto "más atractivo".

   Hoy en día hay materiales como el composite o las carillas ultrafinas 'e-max' que ofrecen magníficos resultados sin necesidad de tallar el diente. Estas carillas, proporcionan una fuerza y resistencia comparable al esmalte del diente natural, y resisten al paso del tiempo, no desgastándose, y proporcionando una blancura propia de una dentadura cuidada", han explicado.

   Por su parte, el blanqueamiento dental consiste en la aplicación de productos químicos sobre la superficie dentaria que, mediante un proceso de oxidación, producen un aclarado del tono de los dientes. Por ese motivo, han destacado la necesidad de que se realice bajo la supervisión de un profesional con el fin de evitar que estos agentes químicos puedan ocasionar posibles abrasiones y daños en las encías.