Cataluña.- Salud niega con rotundidad que prevea la entrada de capital privado en el ICS

Actualizado 20/10/2011 16:11:55 CET

BARCELONA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Salud de la Generalitat de Cataluña ha negado este jueves rotundamente que prevea la entrada de capital privado "en ninguna de las partes" del Instituto Catalán de la Salud (ICS).

En rueda de prensa, el secretario de Estrategia, Coordinación y Salud Pública de la Conselleria, Francesc Sancho, ha reconocido no obstante que existe la voluntad de reorganizar la mayor empresa pública de Cataluña, pero tan solo dotándola de "más capacidad de descentralización y autogestión para mejorar la eficiencia".

"No entrará capital privado en el ICS. Ni lo pretendemos ni está en estudio", ha asegurado taxativo Sancho, pese a las informaciones sobre la existencia de un documento de trabajo en el que se aborda la posibilidad de subdividir el ICS en una veintena de organizaciones dependientes.

Sancho ha defendido la política de ajustes presupuestarios llevada a cabo por la Conselleria, y ha asegurado que las encuestas de satisfacción a los usuarios revelan que los índices son prácticamente idénticos a los del año pasado, lo que ha achacado al "esfuerzo" que están haciendo los profesionales.

En un tono conciliador, el secretario de Estrategia, Coordinación y Salud Pública ha alabado el trabajo que realizan los sanitarios para mantener la excelencia del sistema, ha considerado que las mejoras de organización no pueden recaer siempre en los profesionales y ha mostrado su confianza en que será posible llegar a acuerdos en la negociación que llevan a cabo sindicatos e ICS.

Las mejoras, en cualquier caso, se llevarán a cabo con la participación de "todos" los profesionales, ha asegurado, y se centrarán en mejorar la descentralización y la autogestión de los centros, ha insistido.

Además, se ha mostrado dispuesto a ofrecer "las mismas garantías" en el ICS que en las negociaciones llevadas a cabo en los centros de salud concertados, que desembocaron en acuerdos tras garantizar que no habría nuevos recortes en 2012, si bien ha pedido discreción para llevar a cabo las reuniones necesarias.