Publicado 17/10/2019 13:59CET

El 70% de las Unidades del Dolor en España no dispone de los recursos necesarios

El secretario general de la Sociedad Española del Dolor, Víctor Mayoral, presenta los resultados del 'Estudio de Actualización de los Recursos y Actividades de las Unidades de Dolor Crónico en España', realizado por SED e Instituto de Salud Carlos III
El secretario general de la Sociedad Española del Dolor, Víctor Mayoral, presenta los resultados del 'Estudio de Actualización de los Recursos y Actividades de las Unidades de Dolor Crónico en España', realizado por SED e Instituto de Salud Carlos III - SOCIEDAD ESPAÑOLA DEL DOLOR

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 70 por ciento de las Unidades del Dolor en España consideran que no disponen de los recursos necesarios para abordar correctamente el dolor de sus pacientes, y el 60 por ciento también cree que su personal sanitario es insuficiente, según el 'Estudio sobre las Unidades del Dolor en España: actualización de sus recursos y actividades', realizado por la Sociedad Española del Dolor (SED) en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

En España, el 18 por ciento de la población vive con dolor crónico, pero este porcentaje se incrementa al 37 por ciento en la infancia y al 70 por ciento en los mayores de 65 años, de acuerdo con datos de una investigación internacional publicada en la revista científica 'Pain Research and Management' en 2014.

Según los últimos datos de 2018, en las 183 Unidades del Dolor en centros sanitarios españoles se realizaron de media 949 primeras visitas, 573 técnicas diagnósticas, 767 técnicas intervencionistas en el hospital de día, 551 en quirófano y 268 en la sala de Radiología. Sin embargo, el estudio del ISCIII y la SED apenas un 18 por ciento tiene capacidad para abordar los casos de pacientes más complejos, que representan en torno al 7 por ciento del total.

El trabajo también profundiza en que tres de cada diez pacientes atendidos en primera visita no proceden del área de influencia de la propia Unidad de Dolor, es decir, que tienen que desplazarse geográficamente. Para la SED, esto evidencia que "hay que mejorar la distribución territorial" y que su acceso es "subóptimo", tal y como ha resaltado su secretario general, Víctor Mayoral, en el acto de presentación del informe, con motivo del Día Mundial del Dolor.

Además, según este informe, tan solo el 12,8 por ciento llegan directamente derivados del médico de familia. "Pone de manifiesto que la brecha actual en la continuidad asistencial de muchos pacientes, y refleja la necesidad de establecer circuitos de derivación desde Atención Primaria a las Unidades cuando el dolor es intenso o complejo", argumenta la Sociedad Española del Dolor.

Por otra parte, el estudio advierte de que la lista de espera para la primera consulta en Unidades del Dolor de pacientes oncológicos es de entre diez y quince días, de entre quince días y dos meses para parcientes preferentes y de entre tres y cinco meses para los no preferentes.

Junto a pedir un mayor número de Unidades a lo largo de toda España, Mayoral ha reclamado "más tiempo y responsabilidad" para sus responsables, que en la mayoría de los casos son anestesiólogos, así como incorporar paulatinamente otras especialidades para reforzar su carácter multidisciplinar. "Son escasos los neurólogos, por ejemplo", ha lamentado.

"Sería muy recomendable que también dispongan de terapeutas ocupaciones y fisioterapeutas especializados en dolor crónico. Existen robustas experiencias y recomendaciones que apoyan este enfoque, tanto a nivel europeo como a nivel mundial", ha asegurado el secretario general de la SED, quien ha abogado por "un abordaje integral del dolor que tenga en cuenta aspectos emocionales y sociales".

La presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), Carina Escobar, ha solicitado, además, "más formación" en dolor a médicos de Atención Primaria y especialistas. "Existe una falta de sensibilidad al no comprender que el dolor impacta en nuestra vida. También hay que mejorar los criterios de dependencia, porque hay personas que no tienen autonomía por su dolor y no se las está protegiendo", ha criticado.