Boi Ruiz no vería mal un céntimo sanitario sobre el tabaco y el alcohol

Actualizado 08/04/2011 13:19:51 CET
boi ruiz, consejero de sanidad catalan
EUROPA PRESS

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero catalán de Sanidad, Boi Ruiz, ha admitido este viernes que no le parecería mal la posibilidad de implantar un céntimo sanitario sobre el tabaco y el alcohol, una medida que a su juicio sería "injusta", porque centraría el peso de esta contribución sobre un determinado colectivo de consumidores, pero que estaría "plenamente justificada", dadas las características de estos productos.

En el foro 'Ideas y Diálogo' organizado por Farmaindustria y Europa Press, el consejero catalán ha dicho que, en principio, este céntimo sanitario sería una medida legal, como el implantado sobre los carburantes, frente a las tasas finalistas, de las que se ha declarado "el primer defensor", pero que no están permitidas por la UE.

"La UE no permite impuestos finalistas, pero somos españoles y podemos utilizar la picaresca, dar a la sanidad pública una cantidad equivalente al dinero recaudado por estos impuestos, pero siempre intentando que todo suene bien, porque todo son vasos comunicantes y hay que ver qué dejaríamos de hacer con ese dinero", señala.

No obstante, reconoce que este céntimo sanitario seguiría siendo "un elemento injusto, porque hace que, desde el punto de vista solidario, sea una contribución del colectivo que consume determinadas cosas, aunque en el tabaco y el alcohol estaría plenamente justificado".

Ruiz ha rechazado subir impuestos para financiar la sanidad, ya que esta medida tendría un impacto "brutal" sobre muchos ámbitos y los economistas han advertido de que tendría "repercusiones negativas".

También se ha declarado "firme defensor" del copago, pero admite que no sería recomendable aplicarlo en esta legislatura, porque aumentaría los ingresos pero haría "que se siguiera manteniendo el paradigma tradicional de la sanidad", que no funciona.

Dice que el copago sería una medida a aplicar en el futuro, después de que las medidas del plan de choque para reducir gastos en la sanidad catalana haya tenido su efecto. No obstante, reconoce que es "evidente" que sería una medida disuasoria para la utilización de los servicios por parte de los pacientes.

(Habrá ampliación)