Boi Ruiz dice que el control del gasto es necesario para mantener la soberanía de Cataluña sobre sus finanzas

Actualizado 08/04/2011 15:15:09 CET
- EUROPA PRESS

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad de Cataluña, Boi Ruiz, ha reconocido este viernes que su plan de choque para reducir el gasto sanitario aumentará las listas de espera, reducirá el número de trabajadores en los hospitales y afectará a la industria farmacéutica. Sin embargo, advierte de que será necesario llevar a cabo estas medidas si se quiere seguir manteniendo la soberanía de la comunidad sobre sus propias finanzas.

"A nosotros nos gusta mucho Irlanda y nos gusta mucho Portugal y su bacalao. Nos gusta mucho Grecia y su yogur, pero nos gusta tener la soberanía sobre nuestras finanzas mucho más que lo que nos gusta Portugal o Grecia", ha señalado en el foro 'Ideas y Diálogo' organizado por Farmaindustria y Europa Press, recalcando que, para mantener la soberanía sobre nuestras finanzas, "estamos obligados todos a sacrificios".

"Nos pesa mucho tener que reconocer que aumentarán las listas de espera" y que las medidas del plan de choque "repercutirán en los lugares de trabajo", sobre todo en las sustituciones y los trabajadores interinos, dice. "Tampoco podemos negar -añade-- que repercutirá en la industria farmacéutica y en la farmacia".

Sin embargo, las reformas son vitales para que el sistema de salud pública "no caiga", sino que "sea más fuerte y se pueda mantener la soberanía" sobre las financias propias. A su juicio, el "sacrificio" que hay que realizar ahora, aunque sea "duro", es "incomparable al de perder el Sistema Nacional de Salud". Es mejor, dice, hacer grandes esfuerzos ahora que no "regresar al sistema de los años 70".

Considera "excesivamente alarmista" que los sindicatos hayan dicho que su plan de contención del gasto vaya a destruir 7.000 puestos de trabajo y "no sabe en qué se basan" para afirmarlo. No obstante, admite que "se perderá trabajo en suplencias, sustituciones y trabajo temporal" porque, "si tienen menos actividad se necesitará a menos gente". "No estamos engañando a nadie, los trabajadores fijos tendrán que reorganizar la manera de hacer las cosas, con la máxima eficiencia y la mínima gente de refuerzo para atender los mismos servicios", apunta.

En esta línea, niega que sus medidas vayan a estrangular a la industria farmacéutica, lo que califica de "suicidio colectivo", sino que harán que este actor pase a formar parte del SNS "como un miembro más" y deje de ser un elemento adyacente.

Por otra parte, ha reconocido que su partido propone las primas que los ciudadanos pagan a las aseguradoras privadas desgraven en el IRPF, una medida que "no es nueva", según ha dicho, porque la puso en marcha Felipe González y la eliminó José María Aznar. Por esto, aclara, no significa que su gestión tenga como objetivo desmantelar la sanidad pública, como han señalado algunas voces, que dice le han visto, por venir del sector privado, "como a un vendedor de pólizas".