Un tercio de los nuevos fármacos aprobados por la FDA incorporan nuevos mecanismos de acción

Medicamentos, fármacos, medicinas, jeringuilla, pastillas, cápsulas
PIXABAY
Publicado 19/01/2018 13:23:25CET

MADRID, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un tercio de los nuevos fármacos autorizados en el último año por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) tiene mecanismos de acción diferentes a las terapias que ya están en el mercado, lo que según Farmaindustria es una muestra del "esfuerzo sostenido" de las empresas del sector en materia de investigación y desarrollo.

La patronal de la industria farmacéutica en España ha resaltado que el número de fármacos autorizados por este organismo regulador en 2017 es el más alto de los últimos 21 años, con 46 nuevos medicamentos.

Y de estos, 15 han sido clasificados como 'first-in-class' al contar con mecanismos de acción diferentes a las terapias que ya están en el mercado, lo que supone "un gran potencial de mejora" para la salud de los pacientes.

Dentro de este grupo hay medicamentos para tratar dolencias como, por ejemplo, ciertas formas de esclerosis múltiple, leucemia mieloide o dermatitis atópica de moderada a grave, entre otras.

Asimismo, la FDA pone de relieve que 18 de estos nuevos medicamentos (el 39% del total) están indicados para el tratamiento de enfermedades poco frecuentes. En la lista figuran, por ejemplo, nuevos fármacos para el tratamiento de pacientes de hemofilia que han desarrollado un tipo concreto de anticuerpos, o para los afectados de una forma específica de la enfermedad de Batten.

En cuanto al resto de los medicamentos, abarcan un amplio abanico de dolencias como distintos tipos de linfoma y leucemia, distrofia muscular de Duchenne, hepatitis C, mucopolisacaridosis, cáncer de mama, infección por citomegalovirus, esclerosis lateral amiotrófica, psoriasis, infecciones del tracto urinario, enfermedad de Parkinson o cáncer peritoneal, entre otras.

Además, el 18% de estos nuevos medicamentos se han aprobado por una vía de urgencia al ofrecer alternativas a necesidades médicas todavía no cubiertas, mientras que el 37 por ciento han sido consideradas terapias avanzadas al contar con evidencia clínica que indica que pueden suponer un avance importante sobre los tratamientos vigentes para patologías graves que no tienen solución.