Publicado 18/04/2020 08:44CET

Respirar el humo de incendios forestales puede aumentar el riesgo de paro cardiaco

Bombero combatiendo el fuego durante un incendio en California
Bombero combatiendo el fuego durante un incendio en California - Marcus Yam - Archivo

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La exposición al humo intenso durante los recientes incendios forestales de California (Estados Unidos) aumentó el riesgo de paros cardíacos fuera del hospital hasta un 70 por ciento, según una nueva investigación publicada en la revista 'Journal of the American Heart Association', editada por la Asociación Americana del Corazón.

El paro cardíaco ocurre cuando el corazón deja de latir abruptamente y ya no puede bombear sangre a los órganos vitales de todo el cuerpo. Aunque a menudo se refieren indistintamente, el paro cardíaco no es lo mismo que un ataque cardíaco. Un ataque cardíaco es cuando se bloquea el flujo de sangre al corazón, y el paro cardíaco repentino es cuando el corazón funciona mal y de repente deja de latir de forma inesperada.

Un ataque cardíaco es un problema de "circulación" y el paro cardíaco repentino es un problema "eléctrico". Los paros cardíacos extrahospitalarios (PCR) son más peligrosos porque pueden provocar la muerte en cuestión de minutos si nadie realiza la RCP o utiliza un desfibrilador para devolver el corazón a un ritmo normal.

Los investigadores examinaron los paros cardíacos en 14 condados afectados por los incendios forestales en California entre 2015 y 2017,. La exposición a la densidad del humo se calificó como ligera, media o pesada según los datos cartográficos de la Asociación Nacional Oceánica y Atmosférica. Los investigadores compararon la exposición al humo en el día del incendio con la exposición en el mismo día de la semana en las 3 semanas anteriores. También compararon la exposición 1, 2 y 3 días antes del incendio con la exposición en los días correspondientes de las 3 semanas anteriores al paro cardíaco.

El análisis encontró que el riesgo de paros cardíacos fuera del hospital aumentaba en los días clasificados como de alta densidad de humo y durante varios días después, con el mayor riesgo (70% más alto que en los días sin humo) en el segundo día después de la exposición al humo; aumentaba tanto en los hombres como en las mujeres y en las personas de 35 años o más expuestas al humo pesado; y aumentó en las comunidades de menor nivel socioeconómico (20% o más personas que viven por debajo del umbral de la pobreza) con una exposición al humo tanto media como fuerte.

"Las partículas del humo que se inhalan pueden penetrar profundamente en los pulmones, y partículas muy pequeñas pueden cruzar al torrente sanguíneo. Estas partículas pueden crear una reacción inflamatoria en los pulmones y en todo el cuerpo. El sistema de defensa del cuerpo puede reaccionar para activar el sistema de lucha o huida, aumentando el ritmo cardíaco, estrechando los vasos sanguíneos y aumentando la presión arterial. Estos cambios pueden conducir a alteraciones en el ritmo normal del corazón, bloqueos en los vasos sanguíneos y otros efectos que crean condiciones que podrían conducir a un paro cardíaco", explican los autores de la investigación.

Para reducir la exposición al humo de los incendios forestales, los investigadores aconsejan a las personas que permanezcan en el interior con las puertas y ventanas cerradas, que utilicen filtros de aire de alta eficiencia en los sistemas de aire acondicionado, que eviten el esfuerzo y que consideren la posibilidad de buscar refugio en otro lugar si la casa no tiene aire acondicionado y hace demasiado calor para permanecer en el interior.