Publicado 09/02/2021 14:33CET

Realizan un estudio de conservación y mutaciones emergentes de las 4 proteínas estructurales del SARS-CoV-2

Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (rosa) muy infectada con partículas del virus SARS-COV-2 (verde), aislada de una muestra de un paciente.
Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (rosa) muy infectada con partículas del virus SARS-COV-2 (verde), aislada de una muestra de un paciente. - NATIONAL INSTITUTE OF ALLERGY INFECTIOUS DISEASE

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Consorcio de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) han realizado el primer estudio de conservación y mutaciones emergentes de las 4 proteínas estructurales del SARS-CoV-2 con datos de más de 100.000 pacientes de 117 países, crucial para comprender su evolución y evaluar su impacto en el diagnóstico, vacunas y terapias contra la COVID-19.

La investigadora del CIBERESP África Holguín, del grupo que lidera Juan Carlos Galán en el Hospital Ramón y Cajal-IRYCIS de Madrid, ha llevado a cabo el estudio en que ha publicado en la revista 'Viruses'.

Los investigadores han analizado el grado de conservación de aminoácidos y la evolución temporal a nivel global y regional por semana epidemiológica en cada residuo de las cuatro proteínas estructurales del SARS-CoV-2: espícula, membrana, envuelta y nucleocápside. El análisis fue llevado a cabo utilizando la herramienta bioinformática EpiMolBio, desarrollada en el propio grupo investigador.

En las 105.276 secuencias virales disponibles, los autores observaron que, a pesar de la conservación extremadamente alta de las proteínas estructurales del SARS-CoV-2 (> 99%), todas presentaron cambios de aminoácido con diferentes tendencias temporales. Así, encontraron 142 cambios en 65 de los 75 aminoácidos de la envuelta, 291 cambios en 165 de los 222 residuos de la membrana, 890 cambios en 359 de los 419 residuos de la nucleocápside, y 2.671 cambios en 1.132 de los 1.273 residuos de la espícula.

La evolución de los cambios difirió por regiones geográficas y por semana epidemiológica, siendo los más prevalentes D614G (81,5%) en la proteína de la espícula, seguido de la combinación R203K + G204R (37%) en la proteína de la nucleocápside. La proteína de la espícula albergaba la mayor proporción de cambios a lo largo de su secuencia (88,9% de 1273 aa), seguida de la proteína de la envuelta (86,6% de 75 aa), la proteína de la nucleocápside (85,7% de 419 aa) y la proteína de la membrana (74,3% de 222 aa).

"Estos datos aportan información extremadamente útil para enfoques futuros de diagnóstico, tratamiento, eficacia de vacunación o diseño de vacunas dirigidas frente a esas proteínas estructurales del SARS-CoV-2 y será de gran relevancia en los esfuerzos de prevención y control de la enfermedad de la COVID-19, y para comprender mejor cómo se está propagando este virus entre los distintos países" concluye la doctora Holguín.

Para leer más