Publicado 04/07/2022 15:47

La pielonefritis aguda es la principal causa de ingreso no obstétrico durante el embarazo

Archivo - Embarazada con fiebre. Pielonefritis
Archivo - Embarazada con fiebre. Pielonefritis - IAKOV FILIMONOV - Archivo

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

La pielonefritis aguda es la principal causa de ingreso no obstétrico durante el embarazo, según ha detallado la especialista del servicio de obstetricia y ginecología de Vithas Las Palmas, Tamara Kreutzer, quien ha comentado que esta infección suele debutar durante el último trimestre de la gestación, pues el útero crece, dificultando el drenaje del uréter derecho por compresión.

"Estas infecciones pueden aumentar en verano debido al calor, la humedad o los baños en piscinas, que pueden alterar la flora defensiva y facilitar su aparición", ha dicho, para recordar que la incidencia de infección urinaria aumenta durante la gestación hasta un 10 por ciento y que las hormonas propias de la gestación, concretamente la progesterona, reducen la contractilidad del uréter y la vejiga, favoreciendo el reflujo vésico-ureteral y el vaciamiento incompleto de la vejiga.

"Asimismo, hay factores locales metabólicos e inmunitarios que hacen al riñón de la mujer gestante más sensible a la infección bacteriana. La pielonefritis aguda, un cuadro de especial agresividad dentro de las infecciones del tracto urinario, suele aparecer como una complicación en la evolución de una infección urinaria banal, que puede derivar en una pielonefritis aguda", ha argumentado el urólogo y responsable de la Unidad de cirugía robótica del Hospital Vithas Madrid Arturo Soria y Vithas Internacional, Pedro Sánchez de la Muela.

Habitualmente la vía de colonización de las bacterias en el tracto urinario es ascendente, es decir, desde el área del vestíbulo vaginal colonizan la uretra, desde aquí alcanzan la vejiga y, de la misma forma, por vía ascendente alcanzan el riñón induciendo un cuadro infeccioso con gran repercusión sistémica.

"Estos son especialmente frecuentes cuando hay factores que favorecen el proceso de colonización bacteriana, como las obstrucciones a la evacuación vesical, los procesos que dificultan el vaciado ureteral o la presencia de reflujo vesico-ureteral", ha destacado el especialista de Vithas Madrid Arturo Soria.

La pielonefritis aguda suele ir precedida de una infección de tramo urinario inferior, por lo que habitualmente se inicia en forma de una cistitis aguda. En estos casos, Sánchez de la Muela ha explicado que la paciente suele presentar síntomas como un aumento en la frecuencia miccional, escozor miccional de predominio terminal (disuria), sensación de no terminar la micción, y molestias en la parte inferior del abdomen.

Sin embargo, recalca, la aparición de fiebre, indica que hay compromiso renal, que generalmente se asocia a dolor en la zona renal correspondiente, habitualmente derecha, escalofríos, tiritona y gran malestar general. "En estos casos debuta la pielonefritis y su repercusión general es muy importante, pues es una complicación grave de la gestación, que puede comprometer seriamente la salud de la madre y la viabilidad de la gestación", ha zanjado.