Las muertes por sarampión han disminuido un 75% gracias a la vacunación

Actualizado 17/02/2015 18:39:09 CET

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las muertes por sarampión han disminuido un 75 por ciento en 13 años en todo el mundo, pasando de 544.000 en el año 2000 a 145.700 en 2013, gracias a las campañas de vacunación, según ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

   No obstante, el organismo ha avisado de que, a pesar de que existe una vacuna "segura y eficaz", a nivel mundial sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños.

   La mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 20 años. Las más graves son la ceguera, la encefalitis, la diarrea grave, las infecciones del oído y las infecciones respiratorias graves, como la neumonía. Los casos graves son especialmente frecuentes en niños pequeños malnutridos, y sobre todo en los que no reciben aportes suficientes de vitamina A o cuyo sistema inmunitario se encuentra debilitado por el VIH/Sida u otras enfermedades.

   Asimismo, en poblaciones con altos niveles de malnutrición y falta de atención sanitaria adecuada, el sarampión puede llegar a matar al 10 por ciento de los casos. La infección también puede provocar complicaciones graves en las mujeres embarazadas e incluso ser causa de aborto o parto prematuro. En este sentido, la OMS ha recordado que los niños pequeños y las mujeres embarazadas sin vacunar son quienes corren mayor riesgo de sufrir el sarampión y sus complicaciones, entre ellas la muerte.

   Por ello, el organismo ha asegurado que la vacunación sistemática de los niños contra el sarampión, combinada con campañas de inmunización masiva en países con elevada incidencia y mortalidad son estrategias de salud pública "fundamentales" para reducir la mortalidad mundial por sarampión.

   Además, prosigue, la vacuna contra el sarampión suele juntarse con las vacunas contra la rubéola y/o la parotiditis en países donde estas enfermedades constituyen un problema. Su eficacia es similar tanto si se administra aisladamente como si se combina con estas vacunas.

HAY PRUEBAS "ABRUMADORAS" DE LOS BENEFICIOS DE LAS VACUNAS

   "Hay pruebas abrumadoras de los beneficios que proporciona el acceso universal a las vacunas que contienen antígenos del sarampión y la rubéola. Se estima que entre 2000 y 2013, gracias a la ayuda de la Iniciativa Sarampión y Rubéola, la vacunación contra el sarampión evitó 15,6 millones de muertes. En 2013, se vacunó contra el sarampión a unos 205 millones de niños mediante las campañas de vacunación masiva realizadas en 34 países", ha recalcado la OMS.

   Como consecuencia de esto, la organización se ha marcado como objetivo, para finales de 2015, reducir la mortalidad mundial por sarampión como mínimo en un 95 por ciento, en comparación con los valores de 2000; alcanzar los objetivos regionales de eliminación del sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita. Asimismo, para finales de 2020 se ha propuesto eliminar el sarampión y la rubéola al menos en cinco regiones de la OMS.

   Para lograrlo, el organismo ha destacado la necesidad de que se alcance y mantenga una "elevada" cobertura vacunal con dos dosis de vacunas que contengan antígenos del sarampión y la rubéola; llevar a cabo una vigilancia eficaz de ambas enfermedades y evaluar las medidas programáticas para garantizar los progresos y el impacto positivo de las actividades de vacunación; y desarrollar y mantener la preparación ante los brotes, la respuesta rápida cuando se produzcan, y el tratamiento eficaz de los casos.

   Del mismo modo, ha subrayado la importancia de mantener la comunicación y la dedicación para lograr la confianza de la población y su demanda de inmunización; llevar a cabo las actividades de investigación y desarrollo necesarias para respaldar medidas costoefectivas y mejorar la vacunación y los instrumentos diagnósticos.

   "La aplicación del Plan Estratégico puede proteger y mejorar la vida de los niños y las madres en todo el mundo de forma rápida y sostenible. El Plan ofrece a los gestores nacionales de la inmunización estrategias claras, para que, en colaboración con los asociados nacionales e internacionales, alcancen los objetivos de control y eliminación del sarampión y la rubéola establecidos para 2015 y 2020. Además, incorpora las enseñanzas extraídas de las iniciativas de aceleración del control del sarampión y la erradicación de la poliomielitis", ha zanjado la OMS.

Para leer más