Publicado 19/05/2022 08:02

Tras la infección por Covid-19, ¿es recomendable la vacunación?

Archivo - Vacuna.
Archivo - Vacuna. - ISTOCK - Archivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Las vacunas contra el covid-19 son eficaces para reducir las tasas de infección por coronavirus, la transmisión, el ingreso hospitalario y la muerte en personas que no han tenido la infección. Hasta ahora la recomendación en las personas con infección por COVID-19 confirmada por laboratorio es retrasar la vacunación durante 6 meses debido al hecho de que la infección natural brinda cierta protección contra la infección.

Sin embargo, un nuevo estudio recomienda la vacunación posteriormente a la infección por el SARS-CoV-2 ya que se asocia a una disminución de la probabilidad de padecer síntomas prolongados de covid. No obstante, los investigadores señalan que no se puede inferir la causalidad a partir de estas pruebas observacionales, pero afirman que la vacunación "puede contribuir a reducir la carga sanitaria de la población de covid largo, al menos en los primeros meses tras la vacunación".

El estudio realizado en adultos del Reino Unido, y que publica 'The BMJ', sugiere también que el covid largo se reduce en quienes se infectan después de la vacunación, pero la eficacia de la vacunación en el covid largo preexistente está menos clara.

La última encuesta realizada por la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido (ONS) muestra que el 44% de las personas que declaran tener covid prolongado han tenido síntomas durante al menos un año, y dos tercios de ellos declaran síntomas lo suficientemente graves como para limitar sus actividades cotidianas.

Por ello, un equipo de investigadores se propuso estimar las asociaciones entre la vacunación contra el covid- 19 y los síntomas de covid prolongados en adultos con infección por el SARS-CoV-2 antes de la vacunación.

Se basaron en los datos de la OMS correspondientes a 28.356 adultos de entre 18 y 69 años (edad media de 46 años; 56% de mujeres; 89% de raza blanca) que recibieron al menos una dosis de la vacuna covid-19 después de haber dado positivo en la prueba de la infección por el SRAS-CoV-2.

A continuación, realizaron un seguimiento de la presencia de síntomas covídicos prolongados durante un periodo de seguimiento de siete meses (de febrero a septiembre de 2021).

6.729 participantes (el 24%) declararon síntomas de covid prolongado de cualquier gravedad al menos una vez durante el seguimiento. Antes de la vacunación, las probabilidades de experimentar covídicos largos cambiaron poco con el tiempo.

La primera dosis de la vacuna se asoció con una disminución inicial del 13% en las probabilidades de padecer covid largo, pero no está claro a partir de los datos si esta mejora se mantuvo durante las siguientes 12 semanas, hasta que se administró una segunda dosis de la vacuna.

La administración de una segunda dosis de vacuna se asoció a una disminución adicional del 9% en las probabilidades de covid largo, y esta mejora se mantuvo al menos durante un seguimiento medio de nueve semanas.

También se obtuvieron resultados similares cuando se trataba de un covid largo lo suficientemente grave como para provocar una limitación de las actividades cotidianas.

Debido al diseño observacional del estudio, no se puede inferir la causalidad, ni los investigadores pueden descartar la posibilidad de que otros factores no medidos, como los relacionados con la toma de una segunda dosis de la vacuna, puedan haber afectado a sus resultados.

Sin embargo, los resultados fueron consistentes después de tener en cuenta las características sociodemográficas, los factores relacionados con la salud, el tipo de vacuna o la duración desde la infección hasta la vacunación, lo que sugiere que resisten el escrutinio.

Por ello, los investigadores afirman que los resultados sugieren que "la vacunación de personas previamente infectadas puede estar asociada a una reducción de la carga del covirus largo en la salud de la población, al menos en los primeros meses tras la vacunación".

Por ello, piden que se siga investigando la relación a largo plazo entre la vacunación y el covid largo, y que se realicen estudios "para comprender los mecanismos biológicos que subyacen a cualquier mejora de los síntomas tras la vacunación, lo que podría contribuir al desarrollo de terapias para el covid largo".

Los investigadores se preguntan los investigadores en un editorial vinculado si las vacunas son un tratamiento potencial para el covid largo y reconocen que los beneficios son posibles en algunos individuos, no en todos, y afirman que los mecanismos que sustentan los cambios en los síntomas del covid largo tras la vacunación aún no se comprenden del todo.

Hasta que se encuentre una explicación clara, afirman que la vacunación para reducir el riesgo de reinfección sigue siendo importante para las personas con covid largo, y las evidencias hasta ahora sugieren que es probable que los beneficios superen cualquier daño.

"Desgraciadamente, quedan muchas incógnitas sobre el pronóstico a largo plazo del covid largo, incluido el efecto de las vacunas de refuerzo o del covid 19 recurrente", escriben, y piden más investigación "antes de que podamos esperar predecir los efectos de la vacunación en los individuos".

Más información