Publicado 02/07/2021 14:14CET

Expertos destacan la contribución del Big Data y la IA al desarrollo de la medicina personalizada

Encuentro 'Ciencia en Constante Evolución'
Encuentro 'Ciencia en Constante Evolución' - FUNDACIÓN PFIZER

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Big Data y la Inteligencia Artificial (IA) se postulan como el "nuevo paradigma" de la medicina y suponen un avance para lograr el reto de la medicina personalizada, según han puesto de manifiesto los expertos que han participado en la nueva edición de 'Ciencia en Constante Evolución', organizada por Fundación Pfizer.

"Con la aplicación de herramientas como el Big Data y la IA se abre un nuevo horizonte en el abordaje de todas las patologías", ha señalado el presidente de la fundación, Sergio Rodríguez. Así, en este encuentro han participado el director del Instituto Andaluz de Inteligencia Artificial DaSCI, Francisco Herrera, y el catedrático de Oncología de la Universidad de Málaga y director del área de Investigación clínica y traslacional en cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), Emilio Alba.

Durante la jornada, se ha destacado la gran oportunidad que suponen estas tecnologías para la prevención de las enfermedades. No solo permitirán diagnosticar una enfermedad de forma precoz, mejorando en gran medida su evolución, sino que se podrá abordar con el tratamiento correcto para cada paciente. También supone una "gran aliada", según estos expertos, en la toma de decisiones, ya que es un gran sistema de ayuda para los profesionales por su capacidad de detectar patrones de patologías.

Durante el encuentro, se ha resaltado que la aplicación de estas tecnologías será de forma paulatina y estará marcada en gran medida por la recogida de datos y por la introducción de nuevas herramientas que permita obtenerlos. Aun así, los expertos consideran que en los próximos 10 años se observarán "grandes cambios".

Ambos ponentes han coincidido en que, en la actualidad, existen grandes cantidades de datos. "Los avances más cercanos se sitúan en la capacidad de procesar información como las historias clínicas. Este proceso ayudaría a diagnosticar de forma preventiva enfermedades que podrían haber pasado desapercibidas por el volumen de pacientes", han comentado estos expertos.

Por otro lado, Herrera ha resaltado que "la IA ayudará en la toma de decisiones de los profesionales médicos, pues permite procesar grandes cantidades de datos clínicos favoreciendo los diagnósticos precoces y evitando en gran medida los diagnósticos erróneos". En este sentido, Alba ha destacado que "la IA es un mecanismo que, mediante el análisis de gran cantidad de datos, es capaz de encontrar patrones con relevancia clínica, por lo que detectar irregularidades nos permitiría predecir desde una visita a urgencias, una hiperglucemia hasta una muerte súbita", expresa.

Así, Alba destaca que ya existen aplicaciones en la oncología de esta tecnología. "La IA se aplica en el análisis de pruebas clínicas como mamografías y escáneres. Por el momento no podemos hablar de una inclusión total en el sistema y, en la actualidad, esta tecnología se comporta como sistema experto que ayuda a la toma de decisiones del radiólogo". Por su parte, Herrera ha indicado que, además de en la oncología, el uso de la IA en la medicina en general permite "desde la anticipación a problemas cardiacos hasta conocer la evolución de los ingresos de los pacientes en los hospitales".

"Si somos capaces de diagnosticar al paciente que va a tener una enfermedad, podríamos prevenirla. Si somos capaces de diagnosticar tempranamente, podríamos actuar rápidamente evitando su progresión. Y si conocemos el tratamiento correcto para cada paciente ahorraríamos tiempo. Supone ser más eficaz en todos los aspectos" ha indicado Alba sobre los beneficios de al incorporación de estas tecnologías al sector sanitario.

A estas declaraciones se ha sumado Herrera. "Estamos en un mundo que cada vez va a tener más datos con una lectura real e instantánea del estado de salud. No solo de los pacientes, sino de cualquier usuario de dispositivos electrónicos, como los relojes inteligentes o ropa inteligente con sensores para medir constantes vitales. Con esta sensórica, podemos monitorizar cada constante y mandar una alerta cuando los rangos salgan de los estándares normales. En ese momento, se produce una prevención personalizada. De este modo, podremos conseguir mejores resultados sanitarios con una inversión menor", ha concluido.

Para leer más