Cómo evitar lesiones y disfrutar sin riesgos de la nieve

Publicado 02/12/2019 14:10:13CET
Persona esquiando.
Persona esquiando. - PIXABAY / UP-FREE - Archivo

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Realizar un entrenamiento específico que trabaje las zonas implicadas antes de la práctica del deporte y realizar estiramientos después del ejercicio, son las mejores maneras de evitar sobrecargas y agujetas durante la realización de deportes de invierno, según el fisioterapeuta y entrenador personal de Blua de Sanitas, Fernando Dorrego.

Tal y como ha aconsejado el fisioterapeuta, para poder disfrutar de la temporada de nieve sin sobresaltos, lo más conveniente es realizar un entrenamiento previo que ayude a evitar lesiones. "Tanto durante práctica del esquí como en la del snowboard, el tren inferior es la parte de nuestro cuerpo que resulta más afectada", ha revelado.

"A nivel muscular, son los glúteos, cuádriceps y gemelos los que más tienden a lesionarse y si hablamos de articulaciones, la rodilla es la más propensa a tener molestias por toda la carga biomecánica que soporta", ha explicado Dorrego, quien ha detallado cómo al deslizarse, ya sea sobre tabla o esquís, se mantienen las rodillas semiflexionadas y una activación abdominal que ayuda a mantener el equilibrio, por períodos muy superiores a lo que las piernas y cuerpo están acostumbrados en el día a día.

Por este motivo, ha apuntado, realizar previamente un entrenamiento específico donde se combinen ejercicios de miembro inferior como sentadillas o zancadas junto con un trabajo de CORE, como las planchas o puente, hará que seas zonas tengan un tono óptimo para poder realizar la actividad deportiva, evitar lesiones y tener una menor fatiga al día siguiente de la práctica. "Un trabajo muscular adecuado, tanto a nivel abdominal como de miembro inferior, hará que sea fácil mantener el equilibrio y sobre todo nos protegerá las articulaciones de las vibraciones de los esquís o tablas", ha asegurado.

Y si es importante preparar el cuerpo antes de lanzarse a la nieve, no lo es menos hacerlo al término de la práctica deportiva. Realizar una pequeña sesión de recuperación con estiramientos es la mejor manera de evitar las sobrecargas y las temidas agujetas.

Por último, tampoco se debe descuidar el descanso, sobre todo si al día siguiente se pretende realizar otra jornada de nieve. Alimentarse debidamente, así como respetar las horas de sueño entre jornada y jornada, además de permitirse disfrutar más de la actividad, ayudará a que el cuerpo se recupere debidamente.

Contador

Para leer más