Actualizado 08/07/2021 10:46 CET

Las vacunas de adenovirus de Covid-19 pueden desencadenar una trombocitopenia inmunotrombótica

Archivo - Vacuna del coronavirus.
Archivo - Vacuna del coronavirus. - MARTINA BIRNBAUM/ISTOCK - Archivo

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de la Universidad McMaster (Canadá) ha descubierto recientemente cómo, exactamente, las vacunas Covid-19 que utilizan vectores de adenovirus desencadenan una reacción de coagulación de la sangre poco frecuente, pero a veces mortal, denominada trombocitopenia inmunotrombótica inducida por la vacuna (VITT, por sus siglas en inglés).

Así, los hallazgos ayudarán a los científicos a encontrar una manera de diagnosticar y tratar mejor la VITT, posiblemente prevenirla y hacer que las vacunas sean más seguras. De hecho, la revista 'Nature' ha acelerado la publicación del artículo de los investigadores debido a la importancia de la investigación.

"Nuestro trabajo también responde a preguntas importantes sobre la conexión entre los anticuerpos y la coagulación", ha expresado el investigador principal y autor correspondiente del estudio, Ishac Nazy. Ha añadido que, además, tendrá implicaciones tanto diagnósticas como terapéuticas.

Tal y como recuerdan los investigadores, las vacunas COVID-19 que utilizan vectores adenovirales, como las de AstraZeneca y Johnson and Johnson, se asocian al trastorno de la coagulación VITT, causado por anticuerpos inusuales contra las plaquetas de la sangre que se activan con la vacuna. El estudio muestra, a nivel molecular, cómo esos anticuerpos inusuales se adhieren a los componentes de las plaquetas de la sangre haciendo que desencadenen la formación de coágulos.

"Los anticuerpos se adhieren a la proteína plaquetaria llamada factor 4 de las plaquetas (PF4) en una orientación muy única y específica, que les permite alinearse con otros anticuerpos y plaquetas en la formación precisa que conduce a un círculo vicioso autoperpetuado de eventos de coagulación", ha explicado Nazy. "Estos agregados causantes de la enfermedad activan rápidamente las plaquetas, creando un entorno de coagulación muy intenso en los pacientes", ha añadido. Para llegar a esta conclusión, los investigadores alteraron la composición molecular de la proteína PF4 y, mediante esta tecnología, pudieron identificar la región de unión en la proteína.

Así las cosas, se ha comprobado que la peligrosa reacción a las vacunas con vectores de adenovirus se produce en una de cada 60.000 personas que recibe la vacuna en Canadá. "La intención de nuestro estudio era comprender mejor cómo se desarrollan los graves coágulos que caracterizan a la VITT", ha expresado el coinvestigador del estudio y codirector médico del Laboratorio de Inmunología Plaquetaria de McMaster, Donald Arnold. "Un principio básico de la atención médica es comprender cómo se produce el trastorno y, al hacerlo, desarrollar mejores tratamientos", ha defendido.

En este sentido, el también coinvestigador del estudio, John Kelton, ha añadido que la importancia de este estudio reside en aclarar cómo se produce la coagulación, y en que identifica las moléculas implicadas. "El siguiente paso es desarrollar una prueba rápida y precisa para diagnosticar la VITT. Nuestro mayor interés es ahora pasar de cómo se producen los coágulos a evitar que se produzcan", ha adelantado el investigador.

Según los investigadores, las pruebas rápidas actuales arrojan resultados falsos negativos, y las pruebas dependen de otras más lentas para confirmar el VITT. Este estudio explica ahora por qué las pruebas rápidas fallan con frecuencia y permite establecer nuevas estrategias para mejorar las pruebas de diagnóstico.

Contador

Para leer más