Publicado 27/10/2020 08:15CET

Se te pueden erosionar los dientes, y mucho, por beber bebidas ácidas

Mujer bebiendo agua con limón y lima.
Mujer bebiendo agua con limón y lima. - NENSURIA/GETTY - Archivo

   MADRID, 27 Oct. (EDIZIONES) -

   Un 70% de personas presentan hipersensibilidad, el primer síntoma de erosión dental. De este porcentaje, un 42% son jóvenes entre 18 y 35 años. Y de este 70%, también se desprende que el 30 % ya ha desarrollado la erosión.

   Así lo alerta en una entrevista con Infosalus Isabel Giráldez, presidenta de la Sociedad Española de Odontología Conservadora y Estética (SEOC), quien explica también que la erosión dental es el resultado muchas veces de la ingesta de bebidas ácidas, un hecho que supone un problema que afecta sobre todo al esmalte de los dientes, que es la capa más externa del diente y la primera que le protege.

    Según concreta la también especialista en Odontología estética, y experta de la Clínica Ciro (Madrid), esta erosión puede clasificarse en extrínseca o intrínseca:

   1.- Erosión dental extrínseca: Debida a la dieta y a la toma de fármacos. En concreto, dice que esta erosión puede ser causada por un agente externo, como puede ser la ingesta de determinados medicamentos, siendo muy común tras la toma de suplementos de vitaminas masticables, o tras el abuso de efervescentes. Otras veces es consecuencia de la toma de productos que contienen ácido cloríhidrico, como el caso de la vitamina C, o incluso debido a algunos hábitos alimenticios perjudiciales para la salud.

   "Un paciente siempre piensa que lo peor para los dientes son las caries y los productos con azúcares, pero aparte hay bebidas, como los refrescos, que contienen ácido ortofosfórico y que produce una desmineralización en el esmalte, y por tanto un resultado de erosión en la estructura del diente", relata.

   Otros alimentos que se consumen y generan esta erosión dental son los zumos de fruta, sobre todo los concentrados; así como el agua con limón, que tiene un ph muy ácido, y provoca que la cavidad oral se configure como un medio ácido muy dañino, agrega Giráldez.

   2.- Erosión dental intrínseca: Aquella que tiene lugar cuando esta erosión es producida por el propio organismo, por los ácidos gástricos que entran en contacto con la boca como resultado de un reflujo, de gastritis, trastornos alimenticios como la bulimia, o de cólicos por ejemplo.

   "De hecho, los dentistas somos los primeros en diagnosticar estas patologías muchas veces, que están en segundo plano, y que los pacientes no son conscientes de que los padecen. Nosotros a la hora de revisarles la boca vemos esta alteración en la estructura del esmalte y tras una serie de preguntas sugerimos que acuda a su especialista digestivo para que le realice unas pruebas de ph, y ahí salen a la luz las patologías antes reseñadas", recalca la presidenta de la SEOC.

   Así con todo, Giráldez destaca que la erosión dental suele producir en el esmalte una pérdida de su capa mineral (en un 95% es mineral). "Entonces poco a poco vamos perdiendo esos minerales y la saliva no es capaz, ni tampoco los dentífricos, de restablecer esos minerales, ya que los hábitos alimenticios o esos trastornos digestivos van más rápido de lo que nuestro organismo es capaz de amortiguar o de recuperar", señala.

PELIGROS QUE CONLLEVA LA EROSIÓN DENTAL PARA NUESTRA DENTADURA

   A su juicio, la erosión dental es peligrosa porque como es un proceso de tejido calcificado dentario por procesos químicos, y no relacionado con la acción bacteriana, produce una pérdida de volumen del diente y eso va a generar una alteración en su estructura que, a la larga, puede dar lugar a una alteración de los tejidos internos, como puede ser el nervio del diente.

   "Esto se traduce en sensibilidad, e incluso en casos avanzados o graves, en tener que endodonciar o desvitalizar las piezas por una hipersensibilidad que no se remite con ningún tipo de tratamiento", precisa la presidenta de la SEOC.

   Con todo ello, la también profesora de la Universidad Rey Juan Carlos detalla que la erosión dental representa una "enfermedad silenciosa y multifactorial": "Es silenciosa porque va muy poco a poco deteriorando el esmalte. Uno no es consciente de ello, incluso cuando se debe a factores intrínsecos como una enfermedad, en realidad tu no te das cuenta de que tu diente se altera hasta que no tienes esa pérdida de volumen muy visible, y cuando eso sucede ya estamos en un estadio muy avanzado".

   Giráldez menciona también que la prevalencia de este tipo de erosión es "elevadísima" en la actualidad, y cada vez son más los pacientes que acuden a las consultas con estos procesos, sobre todo debido a hábitos alimenticios o de vida, o consecuencia del estrés, que favorecen que se desarrolle alguna alteración gástrica que, de manera secundaria, altera la estructura de nuestros dientes.

   Otro de los inconvenientes de la erosión dental, según precisa la experta en Odontología estética, es que se pierde también altura en los dientes, y estos pueden fracturarse con facilidad, "por lo que también la erosión dental provoca un cambio en su estética".

   Asimismo, detalla que los grupos de población más vulnerables frente a la erosión dental son los niños porque cuanto más joven se es, más rápido avanza la enfermedad: "Los espesores de estos tejidos son más finos y el nervio ocupa un porcentaje más elevado dentro del diente. A medida que vamos envejeciendo, el nervio va adelgazando y aumentan los tejidos mineralizados del diente".

   A la hora de evitar este tipo de erosión dental, esta experta ve imprescindible evitar la toma de refrescos, así como hacerse una revisión en el dentista para ver a qué pueden ser debidas este tipo de erosiones. Además, dice que hay tratamientos específicos que ayudan a remineralizar parcialmente ese esmalte y posteriormente, mediante una rehabilitación estética, sostiene que se puede recuperar la estructura del diente.