Publicado 07/02/2020 11:40:22CET

¿Por qué es tan importante la dieta mediterránea?

Vegetable salad.
Vegetable salad. - GETTY - Archivo

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

La facilidad para acceder a ciertos alimentos "que contribuyen a crear un ambiente obesogénico" está provocando que la adherencia a la dieta mediterránea en España sea más baja de lo recomendable, según ha explicado el dietista-nutricionista Ramón de Cangas, durante la presentación de la guía 'Dieta Mediterránea, de la teoría a la práctica'.

"Una buena dieta, descansar adecuadamente, hacer ejercicio de forma rutinaria y mantener unas relaciones sociales saludables contribuye a prevenir enfermedades crónicas y mantener la calidad de vida", indica el experto en nutrición. Sin embargo, "un ambiente inadecuado y un estilo de vida poco saludable puede perjudicar seriamente la salud", incide.

En este sentido, el especialista ha expuesto los beneficios de la dieta mediterránea. "La forma más recomendable de lograr un buen estado nutricional es apostar por una gran variedad de alimentos en nuestra dieta", ha comentado.

Al ingerir diferentes grupos de alimentos, según el dietista, se obtienen nutrientes con funciones específicas, con el consiguiente impacto positivo, y "esta dieta es ideal para lograrlo, ya que no excluye ningún producto", puntualiza.

Tal y como ha recordado, la base de esta dieta son las verduras, las hortalizas, las frutas, los lácteos, las legumbres y las proteínas animales procedentes de pescados, mariscos y, en menor medida, carnes. Para cocinar, se recomienda usar aceite de oliva virgen extra y, entre horas, se aconseja ingerir "un puñado de frutos secos".

No obstante, el experto también ha querido aclarar que "siempre hay sitio para los caprichos". "Podemos permitirnos licencias de vez en cuando, ya que en este pratrón ningún alimento está prohibido; salvo patologías que lo justifiquen, todo se puede comer siempre que se haga en su justa medida", ha informado.

Todo ello debe ir unido a una correcta hidratación, según De Cangas. De hecho, la dieta mediterránea recomienda ingerir entre cuatro y seis vasos de agua al día.

BEBIDAS FERMENTADAS

Además, tal y como ha señalado el nutricionista, "puede valorarse un consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza, el vino, el cava o la sidra, siempre como una opción responsable por adultos sanos". En concreto, se especifica una ingesta máxima de una a 1,5 raciones al día de estas bebidas en mujeres, y de dos a 2,5 raciones en el caso de los hombres.

Una unidad es igual a una copa de vino (80-100 ml) o un botellín de cerveza (200 ml) y, si se ingiere, es aconsejable "hacerlo acompañado de alimentos sólidos", como recalca el experto. Sin embargo, si se están tomando medicamentos, si se va a conducir y, en el caso de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, "el consumo de alcohol debe ser cero", ha sentenciado.

En la presentación también ha participado la nutricionista y miembro del Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), Andrea Calderón, quien ha destacado que dieta mediterránea "es mucho más que comer, pues engloba un estilo de vida en su totalidad".

Contador

Para leer más