Publicado 24/10/2021 07:59CET

Estos son los 15 alimentos que mejor ayudarán a prevenir el cáncer

Cesta con hortalizas y verduras.
Cesta con hortalizas y verduras. - ISTOCK

   MADRID, 24 Oct. (EDIZIONES) -

   La alimentación es el pilar fundamental de un estilo de vida saludable. Pero a la hora de prevenir el cáncer, hacer referencia únicamente a la alimentación no es suficiente. También hay que hablar de actividad física, y de la principal consecuencia de su ausencia: la obesidad y el sobrepeso. Hay que hacer referencia igualmente a evitar tóxicos como el alcohol y el tabaco.

   “Si se siguen estas cinco claves se puede disminuir el riesgo de desarrollar un cáncer hasta en un 40%”, subraya en una entrevista con Infosalus la doctora en bioquímica, y máster en Nutrición y salud, la doctora Emilia Gómez Pardo, también asesora científica de la Fundación CRIS contra el cáncer para temas de prevención y nutrición.

   Así, esta experta destaca que todas las funciones fisiológicas de nuestro organismo dependen de lo que aportemos, de los macro y micronutrientes, que proceden de los alimentos que consumimos. “El papel protector de la dieta está muy estudiado. Una dieta sana es nutritiva, antioxidante, y se caracteriza por ser antiinflamatoria”, apostilla.

   En concreto, aporta un listado de 15 alimentos saludables para disminuir el riesgo de padecer cáncer, remarcando que estos alimentos representan a un grupo, pudiendo darse una combinación entre muchas posibles: Brécol (crucíferas: coliflor, repollo, coles de Bruselas); Espinacas (hoja verde: acelgas, grelos, kale); Pimiento rojo (o vegetales rico en carotenoides: zanahorias, calabaza, boniato); Uvas (frutos rojos: cerezas, fresas); Kiwi (cítricos: naranja, mandarinas); Manzana; Tomate; Setas; Aceite de oliva; Garbanzos (legumbres: lentejas, guisantes, soja); Avena (cereales integrales: arroz...); Nueces (frutos secos: almendras, anacardos, pipas de girasol); Té verde (bebidas no azucaradas: agua, infusiones); Café y Lino.

EL CONSUMO DE CARNE ROJA

   Preguntada por cuál debe ser el consumo ideal de carne roja a la hora de prevenir el cáncer, la experta en Nutrición subraya que se puede comer carne roja, si bien hay que minimizar su consumo. “En España el consumo de carne roja es súper mayoritario y, hoy por hoy, se pueden consumir hasta 200 gramos a la semana, lo que vendría a ser una ración generosa de carne roja, un filete normal son unos 150 gramos. La mayor parte de los españoles comen más de 200 gramos a la semana de carne roja”, lamenta.

   Según argumenta la asesora científica de CRIS contra el cáncer, un consumo elevado de carne roja incrementa el riesgo de desarrollar cáncer, “se sabe que es por la presencia de hierro hemo, de nitritos y de nitratos muy ricos en grasas saturadas, incluso en proteínas, o el hecho de que también se cocina a altas temperaturas y donde se producen compuestos tóxicos y cancerígenos”.

   Pasa también que cuando el mayor consumo de alimentos es cárnico se tiende a minimizar el consumo de productos del mundo vegetal y se disminuye también la ingesta de fibra, apunta Emilia Gómez Pardo.

   De hecho, insiste en que al hablar de una dieta sana contra el cáncer no conviene focalizarse en ningún alimento o nutriente, ni tampoco en suplementos alimenticios, ya que “lo que de verdad protege es un patrón alimenticio que elimina todo lo que nos pone en situación de riesgo y nos aporta todo lo suficiente para nuestro organismo; evita, por tanto, todo lo que nos hace daño y dale al cuerpo todo lo que nos hace bien porque si no lo dañamos permanentemente”.

   Aquí llama la atención sobre el hecho de que casi todo el mundo entiende que la dieta mediterránea incluye la copa de vino, pero si hablamos de cualquier enfermedad el alcohol está excluido; dice que sí valdría la dieta mediterránea en este sentido, pero siempre que no incluya al alcohol.

   Remarca igualmente que nos perjudica el consumo de carne procesada, de alimentos ultraprocesados, de alcohol y de bebidas azucaradas. “Esto es lo que tenemos que evitar”, zanja, argumentando que cuando el consumo de estos compuestos es mayoritario llevamos a cabo una alimentación con pocos nutrientes y rica en grasas y azúcares, oxidante, y con un papel inflamatorio muy importante.

LA IMPORTANCIA DE LAS 5 RACIONES DE FRUTA Y DE VERDURA

   Por otro lado, resalta la importancia de incorporar productos del mundo vegetal a nuestra dieta, las 5 raciones diarias de frutas y de verduras, así como legumbres, cereales integrales, y luego frutos secos.

   “Hay que comer verduras en la comida y en la cena. Los productos del mundo vegetal nos aportan los fitoquímicos que producen funciones esenciales en nuestro organismo y sobre todo están relacionadas con la génesis de un cáncer. Es importantísimo consumir productos del mundo vegetal. Pero también fuentes de proteínas procedentes de carnes blancas y de pescado. Al menos en la comida y en la cena que haya una ración de proteína. Al menos tres o cuatro de pescado a la semana, siendo dos veces de pescado azul”, concluye la asesora científica de CRIS contra el cáncer.

Para leer más