Publicado 22/04/2021 14:33CET

Señalan la dieta que disminuye la testosterona

Archivo - Hombre obeso oliendo un bollo
Archivo - Hombre obeso oliendo un bollo - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / YAROSLAV ASTAKHOV

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El riesgo de deficiencia de testosterona es mayor en hombres que son obesos y consumen una dieta refinada que puntúa alto en el índice inflamatorio dietético (DII), según la nueva investigación realizada por investigadores del China Occidental Hospital y la Universidad de Sichuan en Chengdu, y publicada en 'The Journal of Urology'.

La investigación ha sido liderada por Qiu Shi y Zhang Chichen, quienes señalan que "si bien estos hallazgos no prueban la causalidad, sí respaldan investigaciones previas que sugieren que una dieta proinflamatoria puede contribuir a la deficiencia de testosterona, entre otros problemas de salud potencialmente debilitantes".

La testosterona es una hormona sexual masculina que juega un papel importante en la reproducción y la función sexual. Sin embargo, entre el 20 y el 50 por ciento de los hombres estadounidenses tienen deficiencia de testosterona, definida como un nivel de testosterona inferior a 300 ng / dL (nanogramos por decilitro).

Los síntomas de la deficiencia de testosterona pueden incluir disminución de la libido, disminución de la energía, falta de concentración y depresión. La deficiencia de testosterona también se asocia con enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la obesidad.

Los estudios en humanos y animales han relacionado la deficiencia de testosterona con un aumento de los niveles de inflamación en el cuerpo. Los hombres con niveles bajos de testosterona tienen niveles más altos de citocinas proinflamatorias: pequeñas proteínas liberadas por las células durante una lesión, infección o en respuesta a factores inflamatorios en el medio ambiente. El DII ha surgido como una herramienta para evaluar el potencial inflamatorio de la dieta de una persona, particularmente en relación con otros marcadores de salud.

Los investigadores estudiaron la asociación entre el DII y la deficiencia de testosterona en 4.151 hombres de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición, todos ellos completaron una entrevista dietética de 24 horas y se sometieron a pruebas de hormonas sexuales. El DII de cada participante se calculó sobre la base de la entrevista de antecedentes dietéticos.

Las puntuaciones DII calculadas variaron de 5,05 (más antiinflamatorio) a más de 5,48 (más proinflamatorio). El nivel promedio de testosterona total fue de 410,42 ng / dL en los hombres con la dieta más proinflamatoria frente a 422,71 ng / dL en aquellos con la dieta más antiinflamatoria. En general, alrededor del 26 por ciento de los hombres tenían deficiencia de testosterona.

Para los hombres con la dieta más proinflamatoria, las probabilidades de deficiencia de testosterona eran aproximadamente un 30 por ciento más altas en comparación con los hombres con la dieta más antiinflamatoria. Las asociaciones siguieron siendo significativas después del ajuste por otras características, incluido el índice de masa corporal y el tabaquismo.

En un análisis completamente ajustado, el riesgo de deficiencia de testosterona fue mayor en los hombres que eran obesos y tenían un DII más alto. Para este grupo, las probabilidades de deficiencia de testosterona eran casi un 60 por ciento más altas en comparación con los hombres con obesidad que tenían un DII más bajo.

Los doctores Qiu y Zhang y señalan algunas limitaciones importantes de su estudio, incluido el hecho de que el DII se calculó en función de un número limitado de parámetros alimentarios antiinflamatorios y proinflamatorios. "Nuestros resultados sugieren que los hombres que consumen una dieta proinflamatoria, particularmente aquellos que son obesos, tienen más probabilidades de tener deficiencia de testosterona", señalaron

"Dado que es probable que los hombres con obesidad ya experimenten inflamación crónica, los médicos deben conocer los factores que contribuyen, como la dieta, que probablemente podrían empeorar esta inflamación y contribuir al riesgo de otras afecciones de salud, como diabetes y enfermedades cardíacas", añadieron.

Una dieta rica en alimentos proinflamatorios es aquella que incluye alimentos que contienen carbohidratos refinados y azúcar, así como grasas poliinsaturadas.

Contador