Publicado 21/07/2022 08:17

Restringir mucho la sal, ¿perjudicial para algún tipo de insuficiencia cardiaca?

Archivo - Woman refusing salt using gesture stop
Archivo - Woman refusing salt using gesture stop - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ANDRIANO_CZ - Archivo

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

La restricción de la ingesta de sal se considera un componente clave del tratamiento de la insuficiencia cardíaca, pero restringirla demasiado podría en realidad empeorar los resultados de las personas con una forma común de la enfermedad, sugiere una investigación publicada en línea en la revista 'Heart'. Las personas más jóvenes y las de raza negra y otras etnias parecen ser las más expuestas.

La restricción de la sal se recomienda con frecuencia en las directrices sobre la insuficiencia cardíaca, pero el intervalo óptimo de restricción (de menos de 1,5 g a menos de 3 g diarios) y su efecto en los pacientes con insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada no están claros, ya que a menudo han sido excluidos de los estudios pertinentes.

La insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada, que representa la mitad de todos los casos de insuficiencia cardíaca, se produce cuando la cámara inferior izquierda del corazón (ventrículo izquierdo) no es capaz de llenarse adecuadamente de sangre (fase diastólica), lo que reduce la cantidad de sangre bombeada al organismo.

Con el fin de explorar la relación con el consumo de sal, los investigadores se basaron en un análisis secundario de los datos de 1.713 personas de 50 años o más con insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada que formaban parte del ensayo TOPCAT.

Este ensayo, de fase III, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, se diseñó para averiguar si el fármaco espironolactona podía tratar eficazmente la insuficiencia cardíaca sintomática con fracción de eyección preservada.

Se preguntó a los participantes cuánta sal añadían habitualmente a la hora de cocinar alimentos básicos, como el arroz, la pasta y las patatas; la sopa; la carne y las verduras, y esto se puntuó como: 0 puntos (ninguno); 1 (un octavo de cucharadita); 2 (un cuarto de cucharadita); y 3 (media cucharadita).

A continuación, se controló su salud durante una media de 3 años para el criterio de valoración principal, un compuesto de muerte por enfermedad cardiovascular o ingreso en el hospital por insuficiencia cardíaca más paro cardíaco abortado. Los resultados secundarios de interés fueron la muerte por cualquier causa y la muerte por enfermedad cardiovascular más el ingreso hospitalario por insuficiencia cardíaca.

Alrededor de la mitad de los participantes (816) tenían una puntuación de sal de cocina de cero: más de la mitad de ellos eran hombres (56%) y la mayoría eran de etnia blanca (81%). Pesaban significativamente más y tenían una presión arterial diastólica más baja (70 mm Hg) que los que tenían una puntuación de sal de cocina superior a cero (897).

También habían sido hospitalizados con más frecuencia por insuficiencia cardíaca, tenían más probabilidades de padecer diabetes de tipo 2, una peor función renal, tomar medicamentos para controlar su insuficiencia cardíaca y tener una fracción de eyección ventricular izquierda reducida (menor gasto cardíaco).

Los participantes con una puntuación de sal de cocina superior a cero tenían un riesgo significativamente menor de padecer el criterio de valoración principal que aquellos cuya puntuación era cero, debido principalmente a que tenían menos probabilidades de ser ingresados en el hospital por insuficiencia cardíaca. Pero no tenían menos probabilidades de morir por cualquier causa o por enfermedad cardiovascular que aquellos cuya puntuación de sal para cocinar era cero.

Las personas de 70 años o menos tenían una probabilidad significativamente mayor de beneficiarse de la adición de sal en la cocina que los mayores de 70 años en lo que respecta al criterio de valoración principal y al ingreso en el hospital por insuficiencia cardíaca.

Del mismo modo, las personas de raza negra y de otras etnias parecían beneficiarse más de la adición de sal a su cocina en comparación con las de etnia blanca, aunque las cifras eran pequeñas.

El sexo, el ingreso hospitalario previo por insuficiencia cardíaca y el uso de medicamentos para la insuficiencia cardíaca no se asociaron con un mayor riesgo de los resultados medidos y de la puntuación de sal en la cocina.

Una menor ingesta de sodio suele asociarse a una menor presión arterial y a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares en el público en general y en los hipertensos. Se cree que reduce la retención de líquidos y el desencadenamiento de las hormonas que intervienen en la regulación de la presión arterial.

Pero restringir el consumo de sal para controlar la insuficiencia cardíaca es menos sencillo, dicen los investigadores. Es posible que provoque la contracción del volumen intravascular, lo que a su vez podría reducir la congestión y la necesidad de tomar pastillas de agua para aliviar la retención de líquidos.

Sin embargo, los resultados de su estudio muestran que el volumen de plasma en la sangre --un indicador de la congestión-- no se asoció significativamente con la puntuación de sal en la cocina, lo que sugiere que la baja ingesta de sodio no alivió la retención de líquidos en personas con insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada, señalan los investigadores.

"La restricción excesiva de la ingesta de sal en la dieta podría perjudicar a los pacientes con [insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada] y se asocia a un peor pronóstico. Los médicos deberían reconsiderar este consejo a los pacientes", concluyen.

Contador