Publicado 24/08/2020 8:09:33 +02:00CET

¿Puede una dieta saludable reducir el riesgo de Parkinson?

Zinc, almendras, frutos secos
Zinc, almendras, frutos secos - CEDIDA / CENTRO MÉDICO RUSIÑOL - Archivo

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio sugiere que comer una dieta saludable en la mediana edad puede estar relacionado con tener menos de los síntomas que preceden hasta 10 años la aparición del Parkinson, principalmente no motores como estreñimiento, somnolencia diurna y depresión, según publica en su edición en línea 'Neurology', la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

"Si bien este estudio no muestra causa y efecto, ciertamente proporciona una razón más para incluir más verduras, nueces y legumbres en su dieta --precisa la autora del estudio, Samantha Molsberry, de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos--. Se necesita más investigación para determinar si una dieta saludable podría retrasar o incluso prevenir el desarrollo de la enfermedad de Parkinson entre las personas que ya tienen estos síntomas anteriores".

El estudio involucró a 47.679 personas a las que se les preguntó sobre su dieta cada cuatro años a partir de la década de 1980 cuando eran de mediana edad. Luego, en 2012, se les preguntó a las personas si tenían dos afecciones que son comunes en las personas que luego son diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson: estreñimiento y un trastorno del sueño llamado trastorno del comportamiento del sueño de movimientos oculares rápidos, que incluye representar los sueños durante el sueño mediante movimientos como agitar los brazos o gritar.

En 2014-2015, se preguntó a 17.400 de los participantes sobre cinco síntomas más que pueden preceder a la enfermedad de Parkinson: pérdida del sentido del olfato, alteración de la visión del color, somnolencia diurna excesiva, dolor corporal y depresión.

Los investigadores examinaron la medida en que las dietas de las personas seguían la dieta mediterránea alternativa, que es similar a la dieta mediterránea pero incluye sólo granos enteros y no considera los lácteos, o el Índice de Alimentación Sana Alternativa. Ambas dietas fomentan el consumo de frutas, verduras, granos enteros, nueces y legumbres y desalientan el consumo de carne roja. Dividieron a los participantes en cinco grupos en función de lo estrechamente que seguían las dietas.

El estudio encontró que las personas con la mayor adherencia a las dietas tenían menos probabilidades de tener tres o más síntomas que preceden a la enfermedad de Parkinson que las personas con la menor adherencia.

Los del grupo de alta adherencia a la dieta mediterránea tenían un 33% menos de probabilidades de tener tres o más síntomas que los del grupo de baja adherencia. Estos resultados se encontraron después de que los investigadores ajustaran otros factores que podrían afectar el riesgo de desarrollar estos síntomas anteriores, como la actividad física, el tabaquismo y el índice de masa corporal (IMC).

Los investigadores encontraron una relación igualmente fuerte entre seguir el patrón de dieta del Índice Alternativo de Alimentación Saludable y tener tres o más de estos síntomas no motores.

Entre las 29.899 mujeres del estudio, el 37% del grupo de baja adherencia tenía estreñimiento, en comparación con el 32% del grupo de alta adherencia. Entre las 11.493 mujeres con todos los síntomas no motores medidos, el 15% del grupo bajo tenía dolor corporal, en comparación con el 13% del grupo alto.

En las mismas 11.493 mujeres, el 17% del grupo bajo tenía síntomas de depresión, en comparación con el 14% del grupo alto. Entre los 17.770 hombres del estudio, el 22% del grupo de baja adherencia tenía estreñimiento, en comparación con el 12% del grupo de alta adherencia.

Entre los 5,907 hombres con datos sobre todos los síntomas no motores, el 14% del grupo bajo y el 16% tenían dolor corporal y el 13% del grupo bajo y el 12% del grupo alto tenían síntomas de depresión. Molsberry señala que el dolor corporal y la depresión pueden haber ocurrido a una tasa más alta en el estudio que en la población general debido al diseño del estudio.

Al observar los grupos de alimentos individuales, los investigadores encontraron que comer más verduras, nueces, legumbres y consumir una cantidad moderada de alcohol se asociaron con un menor riesgo de tener tres o más de los síntomas anteriores. El consumo moderado de alcohol se consideró no más de una bebida por día para las mujeres y no más de dos bebidas por día para los hombres.

"Necesitamos enfatizar que, si bien estos síntomas están asociados con un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson, especialmente en combinación, experimentar alguno o varios de estos síntomas no significa necesariamente que una persona eventualmente desarrollará la enfermedad de Parkinson", apunta Molsberry.

Una limitación del estudio fue que a los participantes no se les preguntó sobre los síntomas anteriores al inicio del estudio, por lo que algunas personas pueden haber tenido estos síntomas, lo que podría haber influido en su dieta.