Actualizado 07/10/2014 8:55:54 +00:00 CET

Los problemas de alimentación afectan al 25% de los niños sanos y al 80% de los que tienen patologías crónicas

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los problemas de alimentación afectan al 25 por ciento de los niños sanos y al 80 por ciento de los que tienen patologías crónicas, y el 50 por ciento de ellos están sin diagnosticar, según ha alertado la pediatra especialista en Gastroenterología y Nutrición Infantil de la Unidad del Niño Malcomedor del Centro Médico d-Medical, Rosa A. Lama.

Y es que, estos desórdenes pueden conllevar una pérdida de peso que afecte a la talla final o un déficit de vitaminas u otros nutrientes que repercuten en el crecimiento del niño y en su rendimiento escolar. Asimismo, ha recordado la experta, hay que tener en cuenta que aprender a comer influye en el aprendizaje de la conducta social que, en la edad pediátrica, es de "especial relevancia".

En este sentido, Lama ha señalado que el pediatra es el primer profesional al que se debe consultar cuando se observa un comportamiento de estas características en el niño, ya que es el único capaz de identificar el problema y, en primera instancia, determinar si hay alguna enfermedad de base que le esté quitando el apetito.

El paso posterior es el abordaje del problema en una unidad multidisciplinar que trabajará el origen del desorden en el niño desde múltiples perspectivas. "Para que el resultado sea un éxito es necesario contar con profesionales engranados en un grupo multidisciplinar que trabaje de forma coordinada", ha subrayado.

A modo de ejemplo, la doctora ha informado de que en su Unidad se aborda el problema con profesionales de la cirugía, la logopedia, alergología, psicología y dietética, además de la gastroenterología.

"Todos ellos tienen un cometido en función de las necesidades del niño. El cirujano infantil puede actuar ante patologías que impiden la deglución normal; el alergólogo, intervenir cuando ocurren sospechas de alergias a alimentos, la dietista adiestrará a los padres acerca de la alimentación y la calidad de los alimentos, eligiendo, según el momento, la tabla de alimentos más adecuada; la logopeda, enseñará al niño a recuperar la actividad de los músculo de la masticación y a tragar los alimentos; y la psicóloga ayudará al niño de forma individualizada a orientar su conducta alimentaria", ha zanjado.

Lo más leído

  1. 1

    Nuevas evidencias del papel de la vitamina D en pacientes con COVID-19

  2. 2

    Illa propondrá este miércoles al CISNS limitar la movilidad en territorios con 500 casos Covid-19 por 100.000 habitantes

  3. 3

    Simón asegura que el fin de las vacaciones y el comienzo del curso escolar "no está teniendo impacto excesivo"

  4. 4

    Por qué en otoño nos pueden doler más las articulaciones

  5. 5

    Claves sobre la hipoxemia o muerte silenciosa y su relación con la COVID-19