Publicado 19/11/2020 16:38CET

Los pacientes renales en hemodiálisis han cambiado sus hábitos dietéticos por el Covid-19

Over shoulder view of senior man eating dinner at home
Over shoulder view of senior man eating dinner at home - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / MONKEYBUSINESSIMAGES

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes renales en tratamiento de hemodiálisis han experimentado cambios en sus hábitos dietéticos y alimenticios en los últimos meses como consecuencia de la pandemia del Covid-19, según un estudio desarrollado por profesionales de los Servicios de Nefrología y de Nutrición y Dietética del Hospital Clínic de Barcelona.

Con el fin de prevenir y controlar la propagación de la Covid-19 en los pacientes en las unidades de diálisis de toda España, se han establecido diferentes medidas de seguridad entre las que se han incluido eliminar la ingesta de alimentos durante la sesión de hemodiálisis (HD).

Asimismo, ha sido necesario reestructurar las unidades para acondicionar los turnos de hemodiálisis, modificando horarios y secundariamente patrones dietéticos de los pacientes, además de otras cuestiones que podrían haber afectado al suministro y preparación de la alimentación de este tipo de pacientes (como el confinamiento o un menor número de salidas para realizar la compra de alimentos).

De ahí que los profesionales del Hospital Clínic de Barcelona hayan realizado esta investigación con el objetivo de analizar los efectos de la pandemia de la Covid-19 a nivel de la composición corporal de los pacientes en tratamiento de hemodiálisis.

El estudio, que se ha presentado en el 50ª Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) celebrado del 6 al 9 de noviembre, se ha llevado a cabo en un total de 112 pacientes, el 65 por ciento de ellos hombres, a los que se las realizó una evaluación para determinar los cambios en su composición corporal.

En esta evaluación se incluyeron parámetros analíticos, una biompedanciometría (medición de la masa muscular, agua corporal total y porcentaje de grasa) y un cuestionario elaborado por un equipo de nutricionista y enfermería para analizar el impacto en el patrón dietético. Asimismo, se incluyó la entrega de un díptico informativo con recomendaciones de enriquecimiento energético-proteico.

Entre los resultados del estudio destacó el mantenimiento del peso estable en los pacientes, con un descenso en la masa celular corporal y en la masa grasa en un pequeño grupo control de pacientes, a los que no se les pudo entregar el material informativo debido a su desplazamiento a otro centro de diálisis.

Respecto al cuestionario, un 56 por ciento de los pacientes indicaron que se les modificó el turno o se les desplazó de centro para el tratamiento, alterando esto su horario de comidas al 52 por ciento (fundamentalmente el almuerzo), de los que el 37 por ciento optaron por saltarse esa comida.

El apetito disminuyó en el 23 por ciento de los casos y aumentó en el 20 por ciento, mientras que la retirada de alimentos sólidos durante la sesión de hemodiálisis afectó bastante o mucho al 34 por ciento. Por otra parte, el 46 por ciento de los pacientes señalaron que requirió ayuda para adquirir o preparar los alimentos o comidas, aunque sólo el 6 por ciento la Covid-19 modificó su alimentación, con predominio de menos productos frescos o más precocinados.

Por último, la opción más aceptada por los pacientes para mantener el aporte calórico-proteico fue la de redistribuir los alimentos (realizando un desayuno más completo o una merienda-cena). Así, los autores del estudio concluyeron que es necesario elaborar planes de contingencia a nivel nutricional para los pacientes en hemodiálisis, realizando cuestionarios enfocados a detectar problemas de suministro de alimentos y/o cambio en los patrones dietéticos, para así poder ofrecer pautas precoces de intervención dietética individualizadas en función de los datos de composición corporal y adaptadas a los niveles de gasto calórico de cada paciente.

Contador

Para leer más