Un nuevo estudio confirma que las etiquetas nutricionales obligatorias funcionan (y muy bien)

Supermercado, producto, etiqueta
GETTY IMAGES / GILAXIA - Archivo
Publicado 15/04/2019 16:40:43CET

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

Una etiqueta que muestre el contenido de azúcares añadidos en todos los alimentos y bebidas azucaradas podría tener beneficios sustanciales para la salud y ahorrar costes durante los próximos 20 años, según un nuevo estudio publicado en la revista 'Circulation', editada por la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

Usando un modelo validado, los investigadores predicen que entre 2018 y 2037, la etiqueta de azúcares añadidos obligatoria en todos los alimentos prevendría más de 354.000 casos de enfermedades cardiovasculares y conduciría a casi 600.000 casos menos de diabetes tipo 2 en Estados Unidos. La reducción estimada en los costos netos de atención sanitaria sería de más de 27.420 millones de euros, sin incluir los costes sociales como la pérdida de productividad.

Los autores del estudio, de la Universidad de Tufts (Estados Unidos), creen que la etiqueta de azúcares añadidos probablemente animaría a los fabricantes de alimentos y bebidas a reformular sus productos. Como resultado, calculan que el impacto es dos veces mayor que el de tener la etiqueta de azúcares añadidos sola, con más de 700.000 casos menos de enfermedades cardiovasculares y 1,2 millones menos de casos de diabetes, con un ahorro neto en costes sanitarios de más de 50.400 millones de euros.

"Las etiquetas nutricionales claras y fáciles de entender ayudan a guiar a todos en el camino hacia una alimentación saludable. Los consumidores están mejor capacitados para hacer elecciones de alimentos más informadas que ayudarán a reducir su riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares y a vivir una vida más larga y saludable", explica Linda Van Horn, experta de la Asociación Americana del Corazón y jefa de Nutrición del Departamento de Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Chicago.

Contador