Publicado 05/11/2021 07:02CET

Investigan si el consumo de café afecta al riesgo de enfermedad renal

Archivo - Manos de personas con tazas de té y café.
Archivo - Manos de personas con tazas de té y café. - SERHII SOBOLEVSKYI - Archivo

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los alimentos y las bebidas pueden tener efectos importantes en la salud de los riñones, pero los posibles mecanismos biológicos implicados a menudo no están claros. Una nueva investigación identifica ahora varios metabolitos en la sangre cuyos niveles se ven alterados por el consumo de café y pueden afectar al riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica (ERC), según publican en la revista 'CJASN'.

Cuando Casey M. Rebholz, de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, en Estados Unidos, y sus colegas examinaron 372 metabolitos sanguíneos en 3.811 participantes del estudio Atherosclerosis Risk in Communities, una cohorte prospectiva basada en la comunidad, descubrieron que 41 metabolitos estaban asociados al consumo de café.

Cuando el equipo analizó estos metabolitos en otros 1.043 adultos del Bogalusa Heart Study, un estudio epidemiológico comunitario a largo plazo, 20 de los 41 metabolitos también se asociaron al consumo de café en este grupo.

Los niveles más altos de tres de estos metabolitos relacionados con el café se asociaron significativamente con un mayor riesgo de desarrollar ERC: glicochenodesoxicolato, sulfato de O-metilcatecol y sulfato de 3-metilcatecol.

El glicochenodesoxicolato, un lípido que interviene en el metabolismo primario de los ácidos biliares, puede contribuir a los efectos potencialmente beneficiosos del consumo de café en la salud renal. El sulfato de O-metilcatecol y el sulfato de 3-metilcatecol, que intervienen en el metabolismo del benzoato conservante, pueden representar aspectos perjudiciales del café para los riñones.

"Un gran número de pruebas científicas ha sugerido que el consumo de una cantidad moderada de café es compatible con una dieta saludable. Pudimos identificar un metabolito que apoya esta teoría --explica Rebholz--. Hubo otros dos metabolitos asociados al café que, sorprendentemente, se relacionaron con un mayor riesgo de enfermedad renal crónica incidente. Estos compuestos también se asociaron con el consumo de cigarrillos, lo que puede explicar en parte por qué estos compuestos se asociaron con un mayor riesgo de enfermedad renal".

Si se sigue investigando sobre los fundamentos metabólicos de la relación entre el café y el riñón, estos metabolitos podrían apuntar a procesos relevantes para prevenir la enfermedad renal mediante modificaciones en la dieta.

Un editorial adjunto comenta que habría sido interesante ver cómo los resultados del estudio sobre los metabolitos asociados a la enfermedad renal después de tener en cuenta el consumo de café declarado por los participantes.

"La integración de estos tipos de datos debería proporcionar una mejor comprensión del papel que el café y otros factores de la dieta desempeñan en el desarrollo de la ERC u otras enfermedades", escriben los autores.

Contador