Publicado 09/06/2022 13:56

Experto recuerda que el consumo moderado de cerveza está incluido en el patrón de la dieta mediterránea

Archivo - Cerveza, beber
Archivo - Cerveza, beber - JOSÉ A. ROJO - Archivo

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consumo moderado de cerveza ha sido enmarcado en el patrón de consumo de la dieta mediterránea, como así lo ha recordado el profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), Jesús Román Martínez, en el marco Congreso-Foro de la Asociación de Enfermeras de Nutrición y Dietética (ADENYD) 2022.

Las bebidas fermentadas como la cerveza, tan ampliamente consumida por los españoles, se encuentran dentro de la Dieta Mediterránea y se han incorporado en la Pirámide de Alimentación Saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) como una opción para adultos sanos, siempre bajo un consumo opcional y moderado.

"No podemos ignorar, por ejemplo, que existen estudios científicos 2 sobre los posibles efectos beneficiosos del consumo moderado de bebidas fermentadas (cerveza, vino, sidra y cava) en la salud cardiovascular, por su contenido en antioxidantes naturales, entre los que destacan los polifenoles", ha explicado el experto.

Se considera que una ingesta aproximada de una cerveza al día para las mujeres (alrededor de un tercio de litro) y una o dos para los hombres (aproximadamente 2 tercios de litro) podría definirse como un consumo moderado de cerveza. Este esquema de ingesta reduce el riesgo cardiovascular y la mortalidad general.

Además, Martínez ha comentado que podría disminuir el riesgo de diabetes en los hombres, aumentar la densidad de la masa ósea, además de disminuir el riesgo de fractura en la gente de edad avanzada y no parece estar asociado con la obesidad general o abdominal.

Asimismo, ha puntualizado que hay que tener en cuenta que los efectos beneficiosos de las bebidas fermentadas se observan únicamente cuando el consumo es moderado y responsable, por parte de adultos sanos, en el marco de una alimentación sana y equilibrada. Del mismo modo, si se está tomando medicamentos, si se va a conducir, y en el caso de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, el consumo de alcohol debe ser cero.

Contador