Publicado 27/04/2020 12:31:43 +02:00CET

Un estudio identifica a través de vasijas el consumo de leche en Europa hace 7.000 años

Cerámica procedente del yacimiento arqueológico de Verson (Francia)
Cerámica procedente del yacimiento arqueológico de Verson (Francia) - CONSEIL DÉPARTEMENTAL DU CALVADOS - Archivo

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un estudio internacional ha permitido identificar el consumo de lácteos en las primeras poblaciones neolíticas de Europa, gracias a recuperar residuos de actividades culinarias usadas por las sociedades de hace entre 7.500 y 5.500 años.

Se trata de la primera comparación por región más amplia que se ha publicado --lo ha hecho en la revista 'Nature Communications'-- hasta el momento sobre el uso de cerámica durante la Prehistoria, ha informado el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) este lunes en un comunicado.

Hay un mayor consumo hacia la zona del norte de Europa, en la región atlántica francesa y las islas británicas, mientras que en la Península Ibérica hay más recursos cárnicos, procedentes de animales domésticos, como la oveja y la cabra, algo, tal y como han apuntado los responsables, que demuestra las diferentes actividades ganaderas.

Estas distinciones se han hecho con los análisis químicos de los restos de grasas animales, cera de las plantas, aceites de pescado y resinas preservados en las cerámicas prehistóricas, por eso, los autores han destacado "una ausencia" de alimentos marinos, incluso en vasijas de la costa, a excepción del Báltico.

El profesor Oliver Craig, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Nueva York, ha apuntado que estos resultados podrían ser importantes "para la comprensión de la evolución de la tolerancia a la lactosa" en los adultos europeos, teniendo en cuenta que en la actualidad los mayores tolerantes se encuentran en la zona del noroeste de Europa, además de obtener información sobre un periodo en el que supuso la introducción de la ganadería y la agricultura.

Los trabajos han consistido en el análisis de residuos orgánicos conservados en las cerámicas del Neolítico antiguo procedentes de 24 yacimientos arqueológicos situados entre Portugal y el Báltico.

El estudio, liderado por la investigadora Miriam Cubas de la Universidad de York-Universidad de Oviedo, ha contado con la colaboración de especialistas de otras universidades y museos de Europa, entre los que se encuentran la UAB, el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria y el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social.

Contador