Publicado 27/05/2021 08:00CET

Esto es lo que debes cenar para reducir tu riesgo cardiovascular

Archivo - Comida, cocina, cocinar.
Archivo - Comida, cocina, cocinar. - PEOPLEIMAGES/ISTOCK - Archivo

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Las enfermedades cardiovasculares, como la insuficiencia cardíaca congestiva, el infarto de miocardio y el ictus, son la primera causa de muerte en el mundo, y se calcula que se cobran 17,9 millones de vidas al año. Reducir el riesgo depende de nuestros hábitos de vida, sobre todo de uno, de la alimentación, y, si hilamos más fino, la cena sería de las tres comidas la que habría que tener en el punto de mira.

Cenar mucho y tarde aumenta los riesgo cardiovasculares, pero además hay que tener en cuenta lo que se cena. Según un estudio publicado en el 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism', de la Sociedad de Endocrinología americana, las personas que cenan demasiados carbohidratos refinados y carnes grasas tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas que las que siguen una dieta similar en el desayuno.

Comer muchas grasas saturadas, carnes procesadas y azúcares añadidos puede elevar el colesterol y aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Seguir una dieta saludable para el corazón, con más hidratos de carbono integrales, como las verduras y los cereales, y menos carne, puede contrarrestar significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular.

"El horario de las comidas y la calidad de los alimentos son factores importantes que hay que tener en cuenta cuando se busca la forma de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Nuestro estudio descubrió que las personas que cenan a base de plantas, con más carbohidratos integrales y grasas insaturadas, reducen su riesgo de enfermedad cardíaca en un diez por ciento", señala la autora del estudio, Ying Li, de la Universidad Médica de Harbin (China).

"Siempre se recomienda llevar una dieta saludable, especialmente para quienes tienen un alto riesgo de padecer enfermedades cardíacas, pero descubrimos que desayunar carne y carbohidratos refinados en lugar de cenar se asociaba a un menor riesgo", añade.

Los investigadores estudiaron los datos de 27.911 adultos estadounidenses de la Encuesta Nacional de Examen de la Salud y la Nutrición (NHANES) y analizaron la información dietética recogida durante las entrevistas con los participantes en dos días no consecutivos.

Examinaron la relación entre el consumo de diferentes grasas, hidratos de carbono y proteínas en el desayuno o la cena con las tasas de enfermedades cardíacas de los participantes. El análisis ha descubierto que comer una cena a base de vegetales, verduras y fruta reducía el riesgo de enfermedad cardíaca en un diez por ciento.

Contador