En España "queda bastante de la dieta mediterránea" a pesar del 'fast food'

Nota Uc Cursos De Verano Dieta Mediterránea
UNIVERSIDAD DE CANTABRIA
Publicado 25/07/2018 16:16:50CET

LAREDO, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública por la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Gran Canaria Lluis Serra ha defendido que en España "nos queda bastante de la dieta mediterránea a pesar de la globalización que nos lleva a un modelo alimentario tipo fast food".

Serra, que promovió la declaración de la dieta mediterránea como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, obtenida en 2010, es uno de los profesores del curso 'Avances en Alimentación y Nutrición' que esta semana se imparte en la sede de Laredo de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC).

En ese curso, según informa la UC, Serra ha asegurado que en España "nos queda todavía bastante de esa dieta a pesar de lo que la gente cree, a pesar de la globalización que nos lleva a un modelo alimentario tipo fast food donde predominan los alimentos procesados con grasas y con azúcares".

Para el experto, "también es cierto que gracias al concepto de dieta mediterránea, basada en productos locales, producidos en el territorio, estamos recuperando lo que denominamos la sostenibilidad en el modelo alimentario y que de alguna forma nos lleva a tomar conciencia sobre el impacto de la producción alimentaria no solamente sobre la salud o sobre el futuro, sino también sobre el medio ambiente".

Esa declaración de la dieta mediterránea como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad no sólo recoge recetas sino también "formas de pesca, formas de producción agraria o fiestas en torno a la comida, y todo ello recogido y documentado con ejemplos para España, inicialmente, Marruecos, Grecia e Italia y que después hemos ampliado a Croacia y Portugal, ampliando el abanico de ejemplos de estas prácticas".

El catedrático ha afirmado que "el consumir productos de cercanía o el moderar el consumo de carne son mensajes que gracias a esta revitalización de la dieta mediterránea estamos logrando a nivel del consumidor y que esperemos que sean importantes en todo lo que representa la agenda de mitigación del cambio climático".

Durante el curso se ha habaldo del consumo sostenible. "Hay un decálogo del consumo sostenible en la comunidad en el cuál se pone en evidencia los aspectos básicos que el consumidor debe tener en cuenta para mejorar la sostenibilidad de la alimentación", ha dicho el experto en salud.

En este sentido, Serra ha señalado que "no puede ser que la gente diga que la sostenibilidad es un tema que no les afecta", y ha insistido en que "es un tema de cada uno de nosotros y cada uno de nosotros podemos hacer cosas que ayuden a cambiar la tendencia".

Entre las medidas que podemos tomar para contribuir a la sostenibilidad el profesor habló de "comer menos carne y menos derivados de vacuno porque el consumo de vacuno es uno de los principales causantes de la emisión de gases de efecto invernadero".

Además, ha resaltado la importancia de consumir "productos que hayan viajado poco, aparte de que económicamente es importante para los productores de nuestro entorno, también porque es importante para la propia sostenibilidad".

En esta línea, ha añadido que "debemos vigilar lo que compramos, reciclar, no comprar demasiados alimentos con envases; ahora estamos empezando a concienciarnos con el tema de los plásticos y es muy importante".

También ha apuntado que hay que "respetar los procesos mediante los que se producen los alimentos, conocerlos y entusiasmarnos por saber de dónde vienen los huevos que estamos comiendo o el pescado que consumimos".

Sobre nuestro consumo habitual de comida, Serra ha indicado que "debemos comer menos, consumir en exceso nos provoca enfermedades, pero a la vez es un despilfarro para el sistema productivo, si consumimos un veinte o un treinta por ciento más de calorías de las que necesitamos, se está produciendo un despilfarro".