¿Eres un comedor compulsivo?

Ansiedad
GETTY IMAGES / DOMOYEGA - Archivo
Publicado 17/09/2018 8:41:32CET

   MADRID, 17 Sep. (EDIZIONES) -

   La Academia Americana de Pediatría señala que, al igual que los bulímicos, los comedores compulsivos acaban con enormes cantidades de comida en un corto período de tiempo, pero después se arrepienten de haberlo hecho. Sin embargo, no se purgan a sí mismos después de eso, ni hacen ayuno, ni hacen ejercicio, ni intentan de ninguna manera compensar el daño realizado por los cientos de calorías que acaban de ingerir, a diferencia de los bulímicos.

   En una entrevista con Infosalus, el psiquiatra y médico adjunto de la Unidad de Trastornos alimentarios del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, el doctor Ignacio Basurte Villamor, subraya que hoy en día este cuadro sintomático se conoce más por 'trastorno por atracón', más que por 'comedor compulsivo'; "un trastorno alimentario caracterizado por una serie de episodios de ingesta de gran cantidad de comida, de forma compulsiva y sin control, y también en poco tiempo".

   Así, destaca que las dos características que hacen de este trastorno algo patológico es el malestar posterior por los atracones, así como la ausencia de una conducta compensatoria que quiera remediar la gran ingesta de comida de forma descontrolada y compulsiva. Suele darse en la edad adulta, y aparece más frecuentemente en el sexo femenino.

   A diferencia de la anorexia, donde es llamativa la pérdida de peso, con el trastorno por atracón o con la bulimia Basurte destaca que la persona puede presentar normopeso o obesidad. En concreto, cita que un 20% suele estar en su peso, un 35% presentaría sobrepeso, un 25% mantendría su IMC entre 30 y 35 (obesidad tipo 1), y el resto presentaría una obesidad mayor.

   "Hay muchas personas que pueden tener un peso normal por lo que la detección puede pasar desapercibida. Además, puede ser difícil porque los atracones se producen cuando están solos porque sienten vergüenza de la cantidad de alimentos que ingieren", precisa el psiquiatra del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

   Además, indica que estas personas suelen recurrir a múltiples dietas y formas de adelgazar, y pueden proceder de trastornos previos como la bulimia nerviosa, donde no aparecen vómitos pero sí se mantienen los atracones recurrentes como característica principal.

UN ATRACÓN SEMANAL

   Concretamente, Basurte resalta que está establecido que, para diagnosticar como tal un trastorno por atracón, los atracones aparecen al menos una vez a la semana en un periodo de 3 meses.

   Este trastorno alimenticio, además, explica que tiene unas bases neurobiológicas que están en estudio sobre el llamado 'centro de recompensa', una cuestión muy similar a lo que ocurre con las adicciones, y donde el control de los impulsos está afectado. Después, habla de otras teorías que relacionan el trastorno por atracón con una desregulación de los neurotransmisores.

   Sobre el tratamiento, Basurte apunta a uno farmacológico, combinado con terapias de ayuda, tanto individuales como grupales, que suelen desarrollar algunas asociaciones. "Se suele seguir un tratamiento combinado que ayuda tanto a reducir el número de atracones, como la ingesta de comida, y al final la desaparición sintomática", celebra el experto en trastornos alimentarios del centro hospitalario madrileño.

   Es más, resalta que sí hay cura para los comedores compulsivos y que se trata de un trastorno que, progresivamente, suele remitir, a diferencia de otros que tienden a cronificarse.

   Eso sí, lamenta que muchas veces hasta que estos pacientes son diagnosticados de trastorno por atracón "deambulan por muchos sitios". "Pasan por muchas dietas raras, endocrinos y dietistas, y obtienen pobres resultados porque no tratan el problema fundamental, que es la pérdida de control en las ingestas. Cuando acuden al especialista es de rebote porque tampoco es fácil ver que detrás de esto hay un trastorno como tal que repercuta en tu estilo de vida y como se sienten avergonzados lo ocultan. La edad media es de 35 cuando es un trastorno desarrollado desde hace más de 15 años", advierte.