Publicado 25/04/2021 08:29CET

¿Ensalada o hamburguesa? Tus compañeros de trabajo influyen en tus elecciones de comida

Archivo - La cafetería del 'Colegio C': el Colegio de Cambridge que ayudó a los investigadores a realizar un experimento elección de alimentos veganos en en bufet.
Archivo - La cafetería del 'Colegio C': el Colegio de Cambridge que ayudó a los investigadores a realizar un experimento elección de alimentos veganos en en bufet. - NICK SAFFELL - Archivo

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los alimentos que se compran en la cafetería de la oficina no siempre se eligen para satisfacer un antojo o un gusto individual por un alimento concreto. Cuando los compañeros de trabajo comen juntos, es más probable que se seleccionen alimentos tan saludables, o no, como los de las bandejas de los compañeros, según un estudio del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos).

"Descubrimos que los individuos tienden a reflejar las elecciones alimentarias de los demás en sus círculos sociales, lo que podría explicar una de las formas en que la obesidad se propaga a través de las redes sociales", explica el doctor Douglas Levy, primer autor de esta nueva investigación, publicada en la revista científica 'Nature Human Behaviour'.

Según sus hallazgos, los patrones alimentarios de los individuos pueden ser moldeados incluso por conocidos casuales, evidencia que corrobora varios estudios observacionales que muestran la influencia de los vínculos sociales de las personas en el aumento de peso, el consumo de alcohol y el comportamiento alimentario.

Las investigaciones anteriores sobre la influencia social en la elección de alimentos se habían limitado principalmente a entornos muy controlados, como los estudios de estudiantes universitarios que comían juntos una sola vez, lo que dificultaba la generalización de los resultados a otros grupos de edad y a entornos del mundo real.

Este estudio examinó la influencia social acumulada en la elección de alimentos entre aproximadamente 6.000 empleados del Hospital General de Massachusetts de diversas edades y estatus socioeconómico mientras comían en las siete cafeterías del sistema hospitalario durante dos años. La salubridad de los alimentos comprados por los empleados se determinó utilizando el sistema de etiquetado de "semáforo" de las cafeterías del hospital, que designa todos los alimentos y bebidas como verdes (saludables), amarillos (menos saludables) o rojos (no saludables).

Los empleados pueden utilizar sus tarjetas de identificación para pagar en las cafeterías de los hospitales, lo que permitió a los investigadores recopilar datos sobre las compras específicas de alimentos de los individuos, así como cuándo y dónde los compraron. Los investigadores dedujeron las redes sociales de los participantes examinando con cuántos minutos de diferencia dos personas hacían sus compras de comida, la frecuencia con la que esas dos personas comían al mismo tiempo durante muchas semanas y si dos personas visitaban una cafetería diferente al mismo tiempo.

"Dos personas que hacen sus compras con dos minutos de diferencia, por ejemplo, tienen más probabilidades de conocerse que las que hacen sus compras con 30 minutos de diferencia", apunta Levy. Y para validar el modelo de red social, los investigadores encuestaron a más de 1.000 empleados, pidiéndoles que confirmaran los nombres de las personas que los investigadores habían identificado como sus compañeros de comida.

Basándose en evaluaciones transversales y longitudinales de tres millones de encuentros entre pares de empleados que hacían juntos sus compras en la cafetería, los investigadores descubrieron que las compras de alimentos de las personas que estaban conectadas entre sí eran sistemáticamente más parecidas que diferentes. "El tamaño del efecto era un poco más fuerte para los alimentos saludables que para los no saludables", señala Levy.

Un componente clave de la investigación era determinar si las redes sociales influyen realmente en el comportamiento alimentario, o si las personas con estilos de vida y preferencias alimentarias similares tienen más probabilidades de hacerse amigos y comer juntos, un fenómeno conocido como homofilia. "Controlamos las características que la gente tenía en común y analizamos los datos desde numerosas perspectivas, encontrando sistemáticamente resultados que apoyaban la influencia social más que las explicaciones de homofilia", detalla el investigador.

¿Por qué las personas que están conectadas socialmente eligen alimentos similares? La presión de los compañeros es una de las explicaciones. "La gente puede cambiar su comportamiento para consolidar la relación con alguien de su círculo social", afirma Levy. Los compañeros de trabajo también pueden darse licencia implícita o explícitamente para elegir alimentos poco saludables o ejercer presión para hacer una elección más sana.

Contador