Publicado 12/03/2022 08:14

¿Qué engorda más las almendras o las patatas fritas? Te sorprenderá

Patatas fritas.
Patatas fritas. - PIXABAY

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las patatas blancas, especialmente las patatas fritas, se describen a menudo en la literatura de investigación nutricional y en las declaraciones de orientación dietética como asociadas a las dietas obesogénicas y que aumentan el riesgo de enfermedades crónicas según los resultados de la investigación observacional. Sin embargo, las pruebas de los ensayos controlados aleatorios (ECA) que comprueban las relaciones causa-efecto son limitadas.

Ahora, un ECA publicado en la revista 'American Journal of Clinical Nutrition' demuestra que añadir una ración de 300 calorías de patatas fritas a la dieta típica diaria durante un mes no da lugar a un aumento de peso diferencial ni a otros cambios en los biomarcadores asociados a una regulación deficiente del azúcar en sangre, en comparación con la adición de una ración diaria isocalórica de almendras, generalmente considerada una opción de tentempié saludable.

"En nuestra Escuela de Salud Pública de la Universidad de Indiana-Bloomington y en mi propio trabajo, nos adherimos a un lema: 'Se trata de saber'. Porque conjeturar es bueno, pero saber es mejor", explica el doctor David Allison, investigador principal del estudio.

"La forma de llegar a saber es a través de ensayos controlados rigurosos y aleatorios --recuerda--. Según los resultados de nuestro ECA, no hay pruebas estadísticamente significativas de efectos diferenciales entre el consumo de una porción típica de 300 calorías de patatas fritas al día y una porción de 300 calorías de almendras al día en lo que respecta al aumento de peso o los marcadores de riesgo de diabetes tipo 2, al menos a corto plazo".

Los cambios en la composición corporal (es decir, la masa de grasa corporal), el peso corporal, la glucosa en ayunas y los niveles de insulina en ayunas al final del ensayo de un mes fueron comparables entre los grupos de intervención de patatas fritas y de almendras y no fueron clínicamente significativos.

Como era de esperar, dada la diferencia en el contenido de carbohidratos entre las patatas fritas y las almendras, los niveles máximos agudos de glucosa e insulina en sangre fueron más altos después de consumir las patatas fritas. Sin embargo, estos niveles no se elevaron más allá del rango normal, y esta diferencia no tuvo un impacto aparente en ningún otro biomarcador glucorregulador.

"Nuestros resultados muestran que dos alimentos identificados anteriormente por asociaciones opuestas con los resultados de salud no tenían diferencias en los efectos sobre los resultados de salud que medimos --señala el coautor del estudio, el doctor Daniel Smith--. Las recomendaciones nutricionales que se centran principalmente en alimentos individuales de forma aislada pueden estar fallando. Un enfoque más eficaz para la orientación dietética es probablemente uno que tenga en cuenta la dieta total, el estilo de vida y las necesidades individuales y los factores de riesgo".

Un grupo de 180 hombres y mujeres adultos fueron asignados al azar a uno de los tres grupos de tratamiento durante 30 días, y 165 completaron el estudio. Los tres brazos incluían 300 kilocalorías/día adicionales de uno de los tres alimentos y se pidió a los participantes que añadieran el alimento específico a su 'dieta diaria normal'.

Se proporcionaron instrucciones sobre los métodos de almacenamiento y preparación de los alimentos para todos los participantes. A los participantes se les pidió simplemente que incorporaran el alimento específico a su dieta diaria normal. No se les indicó que compensaran de ninguna manera estas calorías añadidas.

Se midieron la composición corporal (masa grasa corporal), el peso corporal, la glucemia, la insulina y la hemoglobina A1c al inicio y al final del estudio. Un subgrupo de cinco participantes también completó evaluaciones posteriores a las comidas para evaluar la respuesta del azúcar en sangre a corto plazo.