Publicado 13/07/2022 17:12

Una dieta tradicional china baja en sodio reduce la presión arterial

Archivo - 24 January 2022, China, Xi'an: People taste food and buy new year goods in the urban area of Xi'an.
Archivo - 24 January 2022, China, Xi'an: People taste food and buy new year goods in the urban area of Xi'an. - Peng Hua/SIPA Asia via ZUMA Pres / DPA - Archivo

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los niveles de presión arterial se reducen significativamente entre los adultos chinos con hipertensión que comen durante cuatro semanas una versión modificada de la cocina tradicional china, más saludable para el corazón y con menos sodio, según un nuevo estudio publicado en la revista científica 'Circulation', editada por la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

Una característica clave de la dieta china cardiosaludable, modelada según las pautas de la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), era la reducción del sodio. Una dieta poco saludable, sobre todo con alto contenido de sodio, es un factor de riesgo clave y modificable para la hipertensión arterial.

"En comparación con la composición de nutrientes de una dieta china habitual en la China urbana, nuestra dieta cardiosaludable de cocina china tradicional redujo el sodio a la mitad, de 6.000 mg diarios a 3.000 mg diarios, redujo la ingesta de grasas y duplicó la fibra dietética. También aumentó las proteínas, los hidratos de carbono y el potasio", afirma el primer autor y copresidente del equipo del estudio, el doctor Yanfang Wang, nutricionista y profesor de investigación del Instituto de Investigación Clínica de la Universidad de Pekín (China).

Según el estudio, los chinos representan más de una quinta parte de la población mundial. Como en otras partes del mundo, la carga de enfermedades cardiovasculares ha aumentado rápidamente en las últimas décadas en China. Los cambios poco saludables en la dieta china han sido uno de los principales factores que han impulsado el aumento de las enfermedades cardiovasculares.

Según una Encuesta Nacional de Nutrición de China de 2012, el consumo de alimentos saludables como los cereales (34%), los tubérculos y las legumbres (80%) y las verduras y frutas (15%) disminuyó considerablemente. En cambio, el consumo de carne (162%), huevos (233%) y aceite comestible (132%) aumentó de forma espectacular en el mismo periodo.

"Los chinos que viven en EE.UU. y en otros países suelen mantener una dieta tradicional china, que es muy diferente de la dieta occidental. Se han desarrollado dietas occidentales saludables, como la DASH y la mediterránea, y se ha demostrado que ayudan a reducir la presión arterial; sin embargo, hasta ahora no se había desarrollado una dieta saludable para el corazón que se adaptara a la cocina tradicional china", detalla el presidente del equipo del estudio, el doctor Yangfeng Wu, profesor de epidemiología y ciencias de la investigación clínica del Instituto de Investigación Clínica de la Universidad de Pekín (China).

En el estudio participaron 265 adultos chinos, de una edad media de 56 años, con una presión arterial sistólica igual o superior a 130 mm Hg. Algo más de la mitad de los participantes eran mujeres, y casi la mitad tomaba al menos un medicamento para la hipertensión cuando se inició el estudio. Los participantes fueron reclutados en Pekín, Shanghai, Guangzhou y Chengdu. Se trata de cuatro grandes ciudades de China, cada una con su correspondiente cocina regional: Shangdong, Huaiyang, Cantón y Szechuan, respectivamente.

La dieta cardiosaludable china se elaboró con organizaciones de restauración de esas zonas y se ajustó a las cuatro cocinas regionales, para que los investigadores pudieran entender si el efecto de la dieta cardiosaludable sería aplicable y sostenible a las diferentes culturas alimentarias chinas. Esto puede ser a veces un reto, ya que la cocina tradicional china tiene una larga historia de uso de la sal para cocinar y conservar los alimentos, durante miles de años.

Esto es especialmente cierto en el norte de China, donde las verduras eran escasas en el clima frío, y la gente tenía que comer verduras conservadas en sal durante las estaciones de invierno y primavera. Por ello, la ingesta de sodio es aún mayor en los habitantes del norte de China.

Al principio del estudio, todos los participantes consumieron sus dietas locales habituales durante siete días para que los nuevos planes de alimentación pudieran adaptarse al gusto y al sabor. Los investigadores querían que la dieta cardiosaludable fuera lo más parecida posible a las dietas habituales de los participantes en cuanto a sabor, ajustando al mismo tiempo la ingesta de nutrientes para que fuera cardiosaludable.

Tras los 7 días iniciales de consumo de su dieta habitual, 135 de los adultos fueron seleccionados al azar para consumir la nueva dieta china cardiosaludable durante 28 días, y los 130 participantes restantes comieron comidas de su cocina habitual. En función de la asignación del grupo, las comidas eran normales o las versiones cardiosaludables de la cocina de Shangdong, Huaiyang, Cantón y Szechuan. Los participantes en el estudio y los evaluadores de la presión arterial no sabían a qué grupo dietético estaban asignados los participantes.

Los investigadores midieron la presión arterial de los participantes antes y después del estudio, y una vez a la semana durante el mismo. Se pesaron los ingredientes de cada plato para calcular la ingesta de nutrientes de cada comida.

Se recogieron muestras de orina para medir la ingesta de sodio y potasio al principio y al final del estudio. Los resultados indicaron que el efecto reductor de la presión arterial de la dieta china cardiosaludable puede ser sustancial y compatible con los medicamentos para la hipertensión.

Según el estudio, los participantes que siguieron la dieta china cardiosaludable tuvieron una presión arterial más baja, ya que la presión arterial sistólica (la cifra más alta) se redujo en una media de 10 mm Hg, y la presión arterial diastólica disminuyó en una media de 3,8 mm Hg, en comparación con el grupo que siguió una dieta normal.

En el grupo cardiosaludable, aumentó el consumo de calorías procedentes de los hidratos de carbono (8%) y las proteínas (4%) y disminuyó el de las grasas (11%). El consumo de fibra (14 gramos), potasio (1.573 mg), magnesio (194 mg) y calcio (413 mg) aumentó, mientras que el de sodio disminuyó (2.836 mg). Sin embargo, la ingesta de nutrientes del grupo que consumía dietas regulares se mantuvo casi sin cambios desde el inicio hasta el final del estudio.

Las preferencias de sabor y gusto de la dieta cardiosaludable china eran comparables a las de la dieta local habitual, y los participantes comían cantidades similares de alimentos y puntuaban sus dietas con una puntuación alta en ambos grupos dietéticos.

El coste adicional de la dieta china cardiosaludable fue de unos 60 céntimos más al día por persona, de media, en comparación con la dieta local habitual. Esto se consideró bajo y generalmente asequible.

El efecto reductor de la presión arterial fue constante entre los participantes de los cuatro grupos de cocina china cardiosaludable.
Los investigadores señalaron que estos resultados sugieren que los efectos logrados por la dieta china cardiosaludable, si se mantienen, pueden reducir las enfermedades cardiovasculares graves en un 20 por ciento; la insuficiencia cardíaca en un 28 por ciento y la muerte por todas las causas en un 13 por ciento.

"Los profesionales de la salud deberían recomendar una dieta cardiosaludable con bajo contenido en sodio y alto en potasio, fibra, verduras y frutas como tratamiento de primera línea a sus pacientes con hipertensión arterial. Dado que la cultura dietética y los métodos culinarios tradicionales chinos se utilizan a menudo dondequiera que vivan los chinos, creo que una dieta china saludable para el corazón y los principios que hemos utilizado para desarrollar la dieta serían útiles también para los chinos americanos", detalla Wu.