La dieta occidental puede aumentar el riesgo de sepsis grave y muerte

Publicado 17/02/2019 8:29:34CET
PIXABAY - Archivo

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La dieta occidental, alta en grasa y azúcar, hace que se aumente de peso, pero también puede aumentar el mayor riesgo de desarrollar sepsis severa, según un estudio realizado por un investigador de la Universidad Estatal de Portland (Estados Unidos).

El estudio, publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', analiza concienzudamente cómo la dieta occidental afecta la gravedad y el resultado de la sepsis. La sepsis, la reacción del cuerpo a combatir una infección, puede provocar shock e insuficiencia orgánica y constituye la undécima causa de muerte más común en todo el mundo.

En el estudio, los ratones alimentados con dieta occidental, una dieta caracterizada por ser baja en fibra y alta en grasa y azúcar, mostraron un aumento en la inflamación crónica, gravedad en la sepsis y tasas de mortalidad más altas que los ratones que fueron alimentados con una dieta normal. Brooke Napier, profesora asistente de Biología en la Facultad de Artes y Ciencias Liberales de la Universidad Estatal de Portland, explica que los hallazgos sugieren que los ratones tenían una sepsis más grave y se estaban muriendo más rápido debido a algo en su dieta y no por el aumento de peso o su microbioma.

"El sistema inmunológico de los ratones con la dieta occidental se veía y funcionaba de manera diferente"
--explica la investigadora--. Parece que la dieta está manipulando la función de las células inmunitarias para que seas más susceptible a la sepsis, y luego, cuando te contagias, mueres más rápido".

Napier explica que los hallazgos pueden ayudar a los hospitales a controlar mejor las dietas de los pacientes en la unidad de cuidados intensivos ya que son los que tienen más probabilidades de desarrollar sepsis.

"Si se sabe que una dieta alta en grasa y azúcar se correlaciona con una mayor susceptibilidad a la sepsis y una mayor mortalidad, cuando esos pacientes se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos, puede asegurarse de que estén comiendo las grasas adecuadas y la proporción correcta de grasas --explica--. Si puedes introducir una intervención dietética mientras están en la UCI para disminuir sus posibilidades de manipular su sistema inmunológico de esa manera y puedes influir de alguna manera en el resultado".

Napier añade que el equipo también identificó marcadores moleculares en ratones alimentados con dieta occidental que podrían usarse como predictores o biomarcadores para pacientes con alto riesgo de sepsis grave o pacientes que pueden necesitar un tratamiento más agresivo. "Podemos mirar su sangre y decir: 'Necesitamos tratarlos más agresivamente que a la persona de al lado que no tiene inflamación crónica y no tiene estas poblaciones de células en la sangre'", señala.

El laboratorio de Napier está estudiando ahora si las grasas específicas en la dieta alta en grasas podrían influir también en la función de las células inmunitarias. "Si son las grasas en la dieta las que hacen la reprogramación, entonces será aplicable a cualquier dieta que sea alta en grasas como la dieta cetogénica o cualquier tipo de dieta relacionada con Atkins", aventura.