Publicado 17/01/2021 08:14CET

La dieta mediterránea retrasa la aparición del Parkinson

Sharing a fmaily meal
Sharing a fmaily meal - GETTY IMAGES / LAFLOR - Archivo

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Columbia Británica (Canadá) sugiere una fuerte correlación entre el seguimiento de las dietas MIND y mediterránea y la aparición más tardía de la enfermedad de Parkinson (EP). Aunque los investigadores conocen desde hace tiempo los efectos neuroprotectores de la dieta MIND para enfermedades como el Alzheimer y la demencia, este estudio es el primero en sugerir una relación entre esta dieta y la salud cerebral para la enfermedad de Parkinson (EP).

La dieta MIND combina aspectos de dos dietas muy populares, la dieta mediterránea y la dieta de Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión (DASH).

"El estudio muestra que los individuos con enfermedad de Parkinson tienen una edad de inicio significativamente más tardía si su patrón de alimentación se ajusta estrechamente a la dieta de tipo mediterráneo. La diferencia mostrada en el estudio fue de hasta 17 años más tarde en las mujeres y ocho años más tarde en los hombres", explica la autora principal del trabajo, Silke Appel-Cresswell.

En un estudio de 176 participantes, los investigadores observaron la adherencia a este tipo de dietas, caracterizadas por un consumo reducido de carne y un enfoque en vegetales, frutas, granos enteros y grasas saludables, y la edad de inicio de la EP. Encontraron que la adherencia cercana a estas dietas coincidió con el posterior inicio de la EP en mujeres de hasta 17,4 años y 8,4 años en hombres.

La dieta MIND mostró un impacto más significativo en la salud de las mujeres, mientras que la dieta mediterránea lo hizo en los hombres. Las diferencias entre estas dos dietas son sutiles, pero podrían servir como pistas de los impactos que alimentos y micronutrientes específicos pueden tener en la salud cerebral.

Los diferentes efectos de la observancia de la dieta entre los sexos son dignos de mención, ya que aproximadamente el 60 por ciento de las personas diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson son hombres.

"Si entendemos las diferencias de sexo entre la dieta MIND y la dieta mediterránea, entonces podríamos entender mejor las diferencias de sexo que impulsan la enfermedad de Parkinson en primer lugar", señala otra de las autoras del estudio, Aril Metcalfe-Roach.

Para leer más