Publicado 26/05/2021 11:24CET

Coronavirus.- El confinamiento modificó la alimentación en jóvenes, según un estudio

Archivo - La Rambla de Barcelona amanece vacía un día marcado por la festividad de Sant Jordi, que a diferencia de otros años, este no se puede celebrar con normalidad debido a la crisis del Covid-19 y al confinamiento
Archivo - La Rambla de Barcelona amanece vacía un día marcado por la festividad de Sant Jordi, que a diferencia de otros años, este no se puede celebrar con normalidad debido a la crisis del Covid-19 y al confinamiento - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

BARCELONA, 26 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y la Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya (UVic-UCC) han identificado en un estudio que la alimentación de los jóvenes cambió durante el período de confinamiento decretado por la pandemia de coronavirus y empeoró en los grupos socioeconómicos más desfavorecidos.

La revista 'Nutrients' ha publicado los resultados del estudio que han llevado a cabo con 303 jóvenes catalanes de entre 12 y 18 años en el marco del proyecto DESKcohort del grupo de investigación interuniversitario GRESP sobre epidemiología y salud pública, han informado las universidades en un comunicado.

Los jóvenes de posiciones socioeconómicas más desfavorecidas redujo el consumo de cereales y vegetales e incrementó el consumo de comida preparada y procesada y, de hecho, el riesgo de que la dieta de este colectivo empeore es un 21% superior que en adolescentes de otras realidades socioeconómicas.

Los investigadores han abogado por poner el foco en las características de los grupos más vulnerables a la hora de desarrollar políticas públicas y hacer recomendaciones nutricionales porque la adolescencia es un período "importante en la instauración y la consolidación" de hábitos que afectan al desarrollo y a la prevención de enfermedades en la etapa adulta.

En cuanto a los cambios generales observados, un 40% de los jóvenes incrementó el consumo de fruta; un 21,5% afirma que siguió una dieta más variada; un 39,3% redujo el consumo de repostería, un 49,2% el de comida preparada y procesada y un 49,8% el de refrescos azucarados; y, por el contrario, el 56% reconoce que picó más entre horas y que hizo comidas más irregulares.

Contador