Contra el estrés prueba con una bebida azucarada

Actualizado 17/04/2015 10:32:43 CET
Zumo, piscina, relajación, vacaciones
Foto: GETTY//AMMENTORPDK

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

  El abuso reiterado de bebidas azucaradas se asocia con un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico (hipertensión, glucosa alta en la sangre, colesterol y obesidad). Ahora bien, tomar una bebida azucarada, como puede ser un refresco o un zumo, puede tener repercusiones positivas para el organismo, según una nuevo estudio realizado por investigadores nortemericanos.

   La investigación, publicada en 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism', señala que el consumo de bebidas endulzadas con azúcar puede suprimir las respuestas a la hormona cortisol y el estrés en el cerebro, aunque parece que no ocurre lo mismo cuando la bebidas son dietéticas y están endulzadas con aspartamo.

CONSUMO DE AZÚCAR Y ESTRÉS

   "Esta es la primera evidencia de que el consumo de altos niveles de azúcar, pero no de aspartamo, puede aliviar el estrés en los seres humanos --afirma uno de los autores del estudio, Kevin D. Laugero, de la Universidad de California, Davis, y el Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de Estados Unidos--. La preocupación psicológica o el estrés emocional pueden desencadenar el consumo excesivo habitual de azúcar y amplificar los efectos perjudiciales del azúcar para la salud, incluyendo la obesidad".

   Alrededor del 35 por ciento de los adultos y casi el 17 por ciento de los niños en todo Estados Unidos son obesos, según el informe Datos y Cifras Endocrinos de la Sociedad. Las bebidas azucaradas, como refrescos y zumos, se han vinculado a este problema. La mitad de la población de Estados Unidos consume bebidas endulzadas con azúcar cualquier día, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

   El estudio doble ciego con brazos paralelos de intervención en la dieta examinó los efectos del consumo de azúcar y las bebidas endulzadas con aspartamo en un grupo de 19 mujeres con edades entre 18 y 40 años. Los investigadores asignaron a ocho mujeres a consumir bebidas endulzadas con aspartamo y a 11 a tomar bebidas azucaradas. Durante un período de 12 días, las mujeres ingerían una de las bebidas asignadas en el desayuno, el almuerzo y la cena.

   Se pidió a las participantes que no consumieran otras bebidas endulzadas con azúcar, incluyendo zumo de frutas. Durante 3,5 días antes y después del estudio, las mujeres consumieron una dieta estandarizada baja en azúcar y permanecieron en el Centro de Investigación Clínica del Centro de Ciencia Traslacional y Clínica de la UC Davis.

   Antes y después del periodo experimental de 12 días, las mujeres se sometieron a exámenes de resonancia magnética funcional después de realizar pruebas de matemáticas para medir la respuesta de estrés del cerebro. También se les tomaron muestras de saliva para medir los niveles de cortisol, una hormona producida por las glándulas suprarrenales, que es esencial para la respuesta del cuerpo al estrés.

HIPOCAMPO Y ESTRÉS, ¿ESTÁN RELACIONADOS?

   Los investigadores vieron que las mujeres que tomaron bebidas endulzadas con azúcar durante el estudio tuvieron una disminución en la respuesta de cortisol durante el examen de matemáticas en comparación con las mujeres que fueron asignadas a consumir bebidas endulzadas con aspartamo. Además, las que bebieron bebidas azucaradas mostraron más actividad en el hipocampo, una parte del cerebro que está implicada en la memoria y es sensible al estrés, que aquellas que tomaron bebidas endulzadas con aspartamo.

   El hipocampo normalmente es menos activo cuando el cuerpo está bajo estrés. Cuando las participantes en el estudio ingirieron bebidas endulzadas con azúcar, se inhibió esta respuesta, por lo que, según Laugero, los resultados ofrecen nuevas pistas que ayudan a explicar cómo el azúcar refuerza positivamente la tentación de comer comida reconfortante cuando una persona está estresada.

   "Los resultados sugieren que las diferencias en los hábitos alimenticios podrían explicar por qué algunas personas no reaccionan a las situaciones de estrés y otros reaccionan de forma exagerada -sugiere--. Aunque puede ser tentador suprimir la sensación de estrés, una reacción normal al estrés es importante para la buena salud. La investigación ha vinculado la baja reactividad en los sistemas neuronales y endocrinos de estrés a mala salud mental y física".

Para leer más