Publicado 28/05/2020 15:39:52 +02:00CET

El consumo de cereales integrales influye en la mejora del sistema inmunitario

La nutricionista del Hospital Quirónsalud Córdoba Lourdes de la Bastida
La nutricionista del Hospital Quirónsalud Córdoba Lourdes de la Bastida - HOSPITAL QUIRÓNSALUD CÓRDOBA

CÓRDOBA, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El consumo de cereales integrales influye en la mejora del sistema inmunitario al favorecer la diversidad de la microbiota del organismo, según ha indicado la nutricionista del Hospital Quirónsalud Córdoba Lourdes de la Bastida, quien ha explicado que aporta diversos beneficios a la salud, ya que regula el tránsito intestinal, mejora el estreñimiento y ayuda al control de peso por su efecto saciante.

Tal y como ha señalado la institución sanitaria en una nota, la nutricionista ha resaltado que "un alto consumo de fibra en la dieta está asociado con la reducción del riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer".

Este jueves, Día Nacional de la Nutrición, dedicado este año a promocionar una alimentación saludable como pilar fundamental de la salud, con el lema 'Cereales, vayamos al grano', "hay que insistir en que los cereales integrales o de grano entero aportan nutrientes como la fibra, ácidos grasos, vitaminas y minerales, que se encuentran principalmente en el salvado y el germen de cereal", ha dicho.

En este sentido, ha recordado que el pan integral puede tener el doble de fibra que el pan blanco, por lo que "el efecto en nuestro organismo va a ser diferente, aunque también dependerá del tipo de cereales utilizado para su elaboración".

"En la enfermedad celiaca es necesario eliminar el gluten de la alimentación y no se pueden consumir cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la avena", ha subrayado la experta. Dentro de este grupo de alimentos el arroz y el maíz si se pueden consumir porque que no contienen esta proteína pero también podemos encontrar otros alimentos similares llamados pseudocereales como quinoa, mijo o amaranto y así proporcionar más variedad a la dieta sin gluten.

La prevalencia del estreñimiento crónico se encuentra entre el 30 por ciento de la población y uno de los factores que más influye en la mejora de este problema digestivo es el consumo de fibra. Por lo tanto, esto unido a una correcta alimentación, hidratación, actividad física y un estilo de vida saludable, ayudarían a reducir esta cifra.

La fibra alimentaria, además de estar presente en los cereales integrales, se encuentra también en las frutas, verduras, legumbres y frutos secos y dada la importancia de su consumo para la salud, "debemos incluir estos grupos de alimentos en nuestra lista de la compra para alcanzar los 25 gramos de fibra dietética al día", según Lourdes de la Bastida.

Los cereales forman parte de la dieta mediterránea y nos proporcionan energía de fácil asimilación, así que las personas más sedentarias deben moderar su consumo y quienes realicen ejercicio físico regularmente pueden aumentar su ingesta dentro de una alimentación variada y equilibrada.