Consumir azúcar solo en las horas más activas evita la mayoría de sus efectos nocivos

Azucar
GETTY//SEBASTIAN RADU - Archivo
Publicado 21/09/2018 17:42:42CET

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigación coordinado por la Universidad de Nagoya (Japón) ha demostrado que restringir el consumo de una dieta alta en azúcar en ratas a la parte del día cuando están activas evita muchos de los efectos nocivos del exceso de esta sustancia en el cuerpo.

La sacarosa, una forma común de azúcar compuesta de glucosa y fructosa, es una parte de la dieta que se sabe que está asociada a condiciones como la obesidad y la presión arterial alta cuando se consume en exceso. Sin embargo, aún no está claro cómo ocurre esto y cómo minimizarlo. En un nuevo artículo publicado en la revista 'Plos One', estos científicos japoneses aportan nuevos datos.

El equipo estableció cuatro grupos de ratas con diferentes dietas: una con alto contenido de sacarosa o una dieta equivalente con almidón que reemplaza a la sacarosa, que está disponible durante el día y la noche, o solo cuando las ratas están activas. Dada la naturaleza nocturna de las ratas, esto correspondía a la noche.

"Elegimos estudiar a las ratas porque su peso corporal es diez veces mayor que el del modelo animal de ratones comúnmente utilizado, haciéndolos más similares a los humanos, y porque tienen un metabolismo más estable. Sometimos a los cuatro grupos a varios análisis, incluido el peso corporal, los lípidos en la sangre y el hígado, y la expresión génica hepática", explica una de las responsables del estudio, Hiroaki Oda.

Los resultados mostraron que, cuando las ratas tenían acceso a alimentos con alto contenido de sacarosa solo durante la noche cuando estaban activos, sus niveles de grasa en sangre e hígado eran más bajos que en el grupo en el que dichos alimentos estaban disponibles todo el día, a pesar de que los dos grupos consumieron la misma cantidad de azúcar.

El estudio también ha comprobado esta mejora no fue causada por ningún efecto de arrastre en la expresión de los genes del metabolismo de las grasas, lo que indica que fue la restricción temporal de la alimentación en sí la que produjo los efectos beneficiosos.

"Nuestros hallazgos podrían ser muy importantes para la lucha contra la obesidad y otras enfermedades relacionadas con el estilo de vida en humanos. Limitar el consumo de azúcar a la parte del día en que las personas están más activas podría reducir muchos de los efectos perjudiciales de su consumo excesivo en todo el mundo", concluye la principal responsable de la investigación, Shumin Sun.

Contador